Tomates Y Manzanas

Indudablemente fumar es un perjudicial hábito que puede provocar serios problemas relacionados con la salud, provocando entre otros trastornos y perturbaciones, una afectación directa en la función pulmonar. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública John Hopkins, en Baltimore, revela que hay ciertos alimentos que podrían ralentizar e incluso revertir el daño pulmonar tanto en fumadores como en no fumadores.

Los investigadores analizaron los datos de 680 personas de Alemania, Inglaterra y Noruega, que se inscribieron para una encuesta de salud en el año 2002.

Los participantes respondieron un cuestionario y se sometieron a dos tipos de pruebas de función pulmonar: al inicio y luego 10 años después. La primera prueba, llamada Volumen exhalado forzado en 1 segundo (FEV1), mide la cantidad de aire que una persona puede expulsar de sus pulmones en un segundo; y la otra prueba llamada Capacidad vital forzada (FVC), mide la cantidad total de aire que una persona puede inhalar en 6 segundos.

Los investigadores tomaron en cuenta factores como la edad, el sexo, la altura, el índice de masa corporal, la actividad física, el estado socioeconómico y la ingesta total de energía.

Una vez analizados los datos, los investigadores encontraron que los adultos que comieron en promedio más de dos tomates o más de tres porciones de fruta fresca al día, especialmente manzanas, tuvieron una disminución más lenta en la función pulmonar en comparación con los que comieron menos de estos alimentos.

Esta araña alimenta a sus crías tal como lo hacen los mamíferos

El equipo también descubrió que el declive natural en la función pulmonar durante un período de 10 años, era más lento entre los ex fumadores con una dieta alta en tomates y manzanas, sugiriendo que ciertos componentes de estos alimentos podrían ayudar a restaurar daño pulmonar causado por fumar.

La Dra. Vanessa Garcia-Larsen, profesora en el Departamento de Salud Internacional y coautora del estudio, comentó:

Esta investigación muestra que la dieta puede ayudar a reparar el daño pulmonar en personas que han dejado de fumar. También sugiere que una dieta rica en frutas puede ralentizar el proceso de envejecimiento natural del pulmón, incluso si la persona nunca ha fumado.

Los autores del estudio agregaron que los hallazgos también respaldan la necesidad de un mayor enfoque en las recomendaciones dietéticas, especialmente para las personas en riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Alrededor de los 30 años de edad, la función pulmonar comienza a disminuir a velocidad variable, dependiendo de la salud general y específica de cada persona. Los resultados de este estudio sugieren que comer más frutas regularmente, puede ayudar a atenuar la disminución a medida que las personas envejecen, y podría incluso ayudar a reparar el daño causado por el tabaquismo.

Más en TekCrispy