Craking Knuckles

El cuello, la espalda, las rodillas, los codos, los tobillos y particularmente los dedos, son articulaciones que ante ciertos movimientos, generan un sonido característico que es descrito como un “crujir de los huesos”. Durante mucho tiempo los científicos han debatido sobre las causas del traquido de las articulaciones y una investigación realizada por científicos de la Universidad de Alberta en Canadá, parece resolver la incógnita.

Los investigadores descubrieron que al traquear un nudillo, se forma una cavidad temporal en la articulación, lo que genera el singular sonido; esta resolución refuta una teoría prevalente de que el crack se debe al colapso de una burbuja.

Por esto es que se les recomienda a las mujeres embarazadas dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo

Para observar lo que realmente sucede cuando un nudillo es expuesto a esta acción, los participantes del estudio insertaron sus dedos en un tubo conectado a un cable que se tiró lentamente hasta que la articulación colapsó. Un video de resonancia magnética capturó cada resquebrajadura articular del nudillo en tiempo real.

Durante el estudio, los investigadores comprobaron que el mismo fenómeno ocurría en cada uno de los dedos observados: cuando una articulación se separaba y producía un “crujido”, se formaba una cavidad llena de gas dentro del líquido sinovial, una sustancia resbaladiza que lubrica las articulaciones.

A medida que las superficies de las articulaciones se separan repentinamente, no hay más líquido sinovial disponible para llenar el espacio que se crea en la articulación, por lo que se crea una cavidad y ese evento es lo que está asociado con el sonido.

¿Puede un traje de baño mojado provocar una infección fúngica?

Los resultados de este estudio pueden ayudar a los científicos a estudiar mejor los problemas en las articulaciones, incluida la artritis y las lesiones. Uno de los autores del estudio manifestó que los hallazgos tienen implicaciones para nuevas investigaciones sobre el beneficio (o daño) terapéutico asociado a la acción de traquear las articulaciones.

Por el momento, hay datos contradictorios: los científicos han descubierto que la fuerza con la que crujen los nudillos, es suficiente energía para dañar las superficies duras, pero también que el frecuente resquebrajado de los nudillos no parece tener efectos negativos a largo plazo. Los investigadores planean investigar más a fondo.

Más en TekCrispy