Estonia

El pequeño país báltico ya había hecho los primeros avances para introducir una forma de identidad digital y tecnología Blockchain, y no tienen planes de detenerse ahí, ya que, están buscando alternativas para incorporar los tokens digitales a nivel estatal.

La posibilidad de la creación de un Estcoin, está unida al programa de e-Residency, el cual el gobierno del país lanzó hace un par de años. El mismo permite a los ciudadanos extranjeros volverse casi residentes de Estonia, al mismo tiempo que se benefician de oportunidades de negocio de forma remota.

De llevarse a cabo el plan de forma efectiva, Estonia sería el primer país del mundo en realizar una ICO sancionada por el Estado. Existe un alto número de compañías que buscan lanzar ofertas iniciales de monedas a través del programa de e-residency mientras que hay muchos otros que planean explorar cómo integrar su ID de e-Residency en los procedimientos de KYC.

La naturaleza exacta del Estcoin es muy difícil de determinar a estas alturas, pues ya oficiales legales han dejado muy en claro que no es posible que la moneda exista como una alternativa del Euro. Asimismo, hay muchas críticas con respecto al Estcoin, principalmente porque un país no pueda iniciar su propia criptomoneda, menos cuando su moneda depende de algo como lo es la Unión Europea.

Todo el panorama se ha vuelto mucho más complicado por el hecho de que el gobierno del país ha mantenido una postura que establece que no son particularmente los mayores seguidores de los bitcoins.

A pesar de eso y de los constantes obstáculos que ha presentado el programa de e-Residency el cual incluía una vulnerabilidad en el sistema que creaba sus ID’s el plan del Estcoin sigue en marcha y se están evaluando las posibles funcionalidades de la moneda.