Tesoro Eeuu Almacenamiento Datos Blockchain

Un órgano de supervisión dentro del Departamento del Tesoro de Estados Unidos cree que el uso de la tecnología Blockchain para almacenar información podría plantear desafíos a los reguladores, según un nuevo informe.

El 13 de diciembre, el Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera del Tesoro de Estados Unidos (FSOC) publicó su informe anual sobre el estado de los mercados financieros y la economía del país. El FSOC fue creado en el 2010 después de la aprobación de la ley de regulación financiera Dodd-Frank y está diseñado para monitorear e informar sobre los riesgos percibidos en los mercados estadounidenses.

El informe detalla que las criptomonedas representan un enfoque diferente de pago, señalando que, aunque solo un pequeño porcentaje de la población las utiliza actualmente, los bancos y otros proveedores de servicios financieros existentes también han entrado en el mercado.

Haciéndose eco de otras partes del ecosistema regulatorio estadounidense, el FSOC señala en el informe que el uso de la tecnología podría conducir a problemas para los reguladores, particularmente con respecto a la información que se almacena en una red distribuida y no en un lugar centralizado. Los autores del informe describen:

Al igual que con cualquier desarrollo nuevo, las criptomonedas y las tecnologías de libro mayor distribuido pueden crear riesgos y vulnerabilidades que requieren un monitoreo y coordinación regulatorios continuos. En particular, la descentralización del almacenamiento de datos a partir de la utilización de registros distribuidos puede plantear dificultades para la supervisión y la reglamentación, ya que las prácticas reglamentarias actuales se diseñaron para sistemas más centralizados.

A parte de estas cuestiones potenciales, el informe del FSOC postula que, actualmente, el uso de criptomonedas y la cadena de bloques en general es pequeña pero creciente. Y aunque considera que el impacto de estas tecnologías en el sistema financiero más amplio es probablemente limitado en este momento, el interés en su aplicabilidad tanto a los pagos como a la infraestructura financiera justifica un escrutinio adicional.