Casas Cambio Surcorea Autorregulacion

La Asociación de la Industria Blockchain de Corea (KBIA), una organización que consiste en 14 casas de cambio de criptomonedas en Corea del Sur, dijo que no solo cooperaría con las regulaciones gubernamentales sino que también agregaría sus propias normativas autoimpuestas como estándares de operación.

La KBIA incluye la mayor casa de cambio de Corea del Sur, Bithumb, que hoy cuenta con más de 200.000 Bitcoins, valorados en alrededor de US$ 4 mil millones. Según The Korean Herald, las reglas autoimpuestas incluyen un requisito para verificar las identidades de sus inversionistas a través de las instituciones que utilizan.

También solo permitirán a los inversionistas registrar una sola cuenta  para realizar transacciones, quizá con la esperanza de evitar algunos casos de lavado de dinero. Para superar las medidas actuales del gobierno en el país, la KBIA también comenzaría a trabajar en un nuevo sistema de verificación durante el próximo mes, y discutirá otras medidas en el primer trimestre de 2018.

Además de los nuevos estándares, la asociación dijo que comenzaría a trabajar en un nuevo sistema de verificación durante el próximo mes y discutirá otras medidas durante el primer trimestre de 2018. Este movimiento de la KBIA parece ser una respuesta a las regulaciones que el gobierno de Corea del Sur discutió hace un par de días, que no solo prohíben que los menores tengan criptomonedas, sino que además prohíben la inversión institucional en este sector particular.

Como resultado del anuncio, el Banco Woori, el Banco de Desarrollo de Corea y el Shinhan Bank han puesto en marcha planes para cerrar las cuentas virtuales que las casas de cambio utilizan para hacer negocios para fines de este año.

Aproximadamente dos millones de personan poseen Bitcoins o Ethers en Corea del Sur, lo que significa que esta turbulencia interna afecta potencialmente alrededor del 4 por ciento de la población del país. Al avanzar hacia la autorregulación, la KBIA espera obtener el favor del gobierno de Corea del Sur y evitar más medidas que crearían un nivel de pánico que podría afectar su liquidez.