Neutralidad De La Red

La idea de un mundo verdaderamente libre se sigue desvaneciendo en la actualidad. Uno de los principales detractores de dicha libertad ha sido la administración del actual gobierno de los Estados Unidos, cuyas regulaciones sobre la “neutralidad de la red” se encuentran en el centro de atención.

Estas regulaciones están diseñadas para evitar que los proveedores de servicios de Internet como Verizon, AT&T y Comcast favorezcan a algunos sitios y aplicaciones en detrimento de otros. El día de hoy, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), tiene previsto votar una propuesta que no solo anularía las normas de la era Obama que se han estado aplicando desde 2015, sino que prohibirá a los estados de la nación que pongan en práctica algo similar.

He aquí una mirada a lo que significan estas regulaciones para los consumidores y las empresas:

¿Qué es la neutralidad de la red?

La neutralidad de la red es el principio que afirma que los proveedores de Internet tratan a todo el tráfico web por igual, y es prácticamente como ha funcionado la red desde su creación.

Sin embargo, los reguladores, los defensores de los consumidores y las empresas de Internet estaban preocupados porque los proveedores de banda ancha podían utilizar su poder como vía para controlar Internet: bloquear o ralentizar las aplicaciones que rivalizaban con sus propios servicios, por ejemplo.

¿Cuál fue la reacción del gobierno de EE.UU?

La FCC aprobó en 2015 una serie de reglas, en una votación partidista, que aseguraban que las compañías de cable y teléfono no manipularían el tráfico en la red. Con ellos en su lugar, un proveedor como Comcast no puede cobrar a Netflix por hacer que la plataforma multimedia sea más rápida para los usuarios, o bloquearla o ralentizarla.

Las normas de neutralidad de la red han permitido a la FCC perseguir a las empresas por prácticas empresariales no prohibidas explícitamente. Por ejemplo, la FCC en la era Obama afirmó que las prácticas de “calificación cero” de AT&T violaron la neutralidad de la red.

El gigante de las comunicaciones eximió a su propia aplicación de video de los topes de datos de teléfonos celulares, lo que ahorraría dinero a algunos consumidores, y dijo que sus competidores podrían pagar por el mismo tratamiento.

La FCC intensificó los esfuerzos por perseguir a AT&T, incluso antes de que comenzara a desplegar un plan para deshacer por completo las reglas de la neutralidad de la red. Una corte federal de apelaciones confirmó las reglas en 2016 después de que los proveedores de banda ancha demandaran.

¿Qué buscan las empresas de telecomunicaciones?

Las grandes empresas de telecomunicaciones odian la regulación más estricta que se acerca para la neutralidad de la red y han luchado ferozmente con ella en los tribunales.

Las compañías afirman que las regulaciones pueden socavar la inversión en banda ancha y han introducido un gran nivel de incertidumbre sobre cuáles eran las prácticas comerciales aceptables. Existía preocupación sobre la posible regulación de precios, aunque la FCC había dicho que no fijaría precios para los servicios de Internet al consumidor.

Silicon Valey opina

Compañías de Internet como Google han respaldado fuertemente la neutralidad de la red, pero muchas empresas tecnológicas han sido más silenciadas en su activismo este año. Netflix, que había apoyado las reglas en 2015 dijo en enero que una neutralidad de red más débil no lo perjudicaría porque ahora era demasiado popular entre los usuarios como para que los proveedores de banda ancha interfirieran.

¿Cómo concluirá esta historia?

Aunque los dos demócratas de la FCC han dicho que se opondrán a la propuesta, es probable que la derogación prevalezca ya que los republicanos dominan 3 a 2. El voto a favor de la neutralidad neta en 2015 también fue partidista, pero los demócratas dominaron en ese entonces.

A largo plazo, los defensores de la neutralidad de la red dicen que deshacer estas reglas hace más difícil que el gobierno tome medidas enérgicas contra los proveedores de Internet que actúan en contra de los intereses de los consumidores y perjudican la innovación. Quienes critican las reglas dicen que deshacerlas es bueno para la inversión de redes de banda ancha.

Pero los defensores no se han quedado tranquilos. Algunos grupos planean demandas para impugnar el movimiento de la FCC, y los demócratas, energizados por las protestas públicas en apoyo a la neutralidad de la red, piensan que podría ser una cuestión política a favor de su propuesta para las elecciones parlamentarias del 2018.

Más en TekCrispy