Cuerpo Masculino

Algunas mujeres pueden afirmar que los abdominales cincelados y los grandes bíceps no son lo que buscan en un hombre. Pero un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Griffith, en Queensland, Australia, sugiere que si una fémina dice esto, probablemente sólo esté siendo amable.

El estudio, sobre el tema del atractivo corporal masculino, ha encontrado que los cuerpos más hercúleos son universalmente los más atractivos, de acuerdo con la opinión de 160 mujeres que participaron en la evaluación.

Los psicólogos evolutivos han demostrado que los mecanismos de elección de pareja de las mujeres, siguen muchas señales de la calidad genética de los hombres y su capacidad para invertir recursos en la mujer y su descendencia.

El profesor Aaron Sell, académico en Griffith y quien dirigió el estudio, comentó:

No nos sorprendió que las mujeres encontraran atractivos a los hombres físicamente fuertes; lo que nos sorprendió fue cuán poderoso fue el efecto. Nuestros datos no pudieron encontrar ni una sola mujer que prefiriera cuerpos masculinos más débiles o con rasgos femeninos.

Los hallazgos van en contra de una teoría que ha estado ganando aceptación en el campo de la investigación del atractivo masculino, la cual afirma que existe un punto ideal para la musculatura masculina, y que más allá de cierto umbral, demasiada fuerza se vuelve desagradable.

El estudio destaca una potencial desventaja entre los hombres de corpulencia, los cuales pueden estar mejor facultados para invertir recursos en una familia, pero menos dispuestos a hacerlo, en comparación con los hombres de contextura regular. Sin embargo, la evidencia empírica sugiere que si hay desventajas en ser fornido, este hecho no se refleja en las preferencias de las mujeres.

En su estudio, los investigadores contaron con la participación de 160 mujeres, a las cuales se les mostraron fotografías de cuerpos masculinos, con la cabeza en blanco y se les pidió que las calificaran por su atractivo.

Un conjunto de fotografías mostró estudiantes universitarios varones y un segundo conjunto mostró hombres reclutados en un gimnasio, que se ejercitaban entre tres y cinco veces por semana.

La fuerza de un hombre fue de lejos el mejor predictor de si fue calificado como atractivo. Ser alto fue otro aspecto que les dio a los hombres un pequeño aumento de la preferencia femenina, mientras que el sobrepeso incurrió en algunos puntos negativos.

El equipo de investigadores manifestó que ahora intentan orientar su atención a la pregunta de por qué los resultados difieren de los estudios sobre el atractivo facial, en los que se ha evidenciado ciertas tendencias de las mujeres a preferir rostros masculinos con semblanza femenina. Al respecto el Dr. Sell comenta:

Parece que el rostro está siendo analizada de manera diferente por las mujeres, y todavía no estamos seguros cual es la razón.