Apocalipsis

En el pasado, cuando la sociedad temía por el fin del mundo, las personas solían invertir grandes cantidades de dinero en algún tipo de activo financiero que representara una especie de caja fuerte segura. Durante una época, esto era el oro, pero ahora muchos inversionistas están redireccionando sus fondos hacia monedas digitales como el bitcoin.

Por obvias razones es muy fácil suponer el atractivo que hay detrás de esta moneda, pues los precios no han dejado de subir desde hace unas semanas. Sin embargo, es imposible suponer que pasaría con el bitcoin si llega a ocurrir una falla de energía masiva en los Estados Unidos o en el peor de los casos a nivel global.

Al ser una moneda descentralizada, el bitcoin depende en su mayor parte del Internet, desde los procesos de minería hasta las transacciones que se realizan para comprar, o vender criptomonedas. Es gracias a esa política descentralizada que muchos expertos en el tema, consideran que la moneda podría sobrevivir, siempre que no haya un problema que comprometa las redes a nivel mundial.

Por su parte, la tecnología Blockchain podría sobrevivir sin necesidad del Internet, ya que, la data puede ser almacenada sin el uso de energía eléctrica. En un escenario donde no se realicen transacciones durante una falla a nivel global, las minas de bitcoin deberán ser reiniciadas una vez que la energía regrese, pero en el caso de la tecnología Blockchain podría mantenerse funcional.

La mayor preocupación de los inversionistas que colocaron sus fondos en las criptomonedas es cómo podrían acceder a sus billeteras digitales en caso de una mayor falla de energía a nivel mundial, incluso en un escenario en donde la energía eléctrica y el Internet se mantenga funcional, pero sólo sea posible usarla de forma limitada, sin embargo esas son posibilidades muy difíciles de medir y de saber sus soluciones.