Corea Del Norte

La subida de precios en el bitcoin ha tenido unos efectos positivos en varios escenarios, por un lado aquellos que invirtieron en la criptomoneda se han visto beneficiados pues ahora tienen más dinero, asimismo son más y más las personas que quieren involucrarse en el mercado de los bitcoins.

Sin embargo, siempre hay una parte negativa para cada situación, y una de ellas ha sido el aumento de acciones ilícitas para poder tener un posesión al menos un bitcoin. Una de las trabas más renombradas en los últimos ha sido Kim Joung-un y Corea del Norte, pues según expertos en seguridad los hackers del país están buscando la manera de acceder a casas de cambio de bitcoin.

Corea del Norte tiende a enfocar su espionaje cibernético, en actividades relacionadas con el Estado. Sin embargo esto cambió desde el año pasado, cuando la compañía de ciberseguridad Fireeye empezó que darse cuenta que el país estaba poniendo como blanco a entidades bancarias y a todo el sistema financiero mundial. En 2017 se han detectado diversos ataques a las casas de cambio de Corea del sur, y esta actividad ya se está expandiendo a grupos bancarios en Europa, incluyendo a una compañía de cajeros automáticos.

Expertos en seguridad se han dedicado a seguirle el rastro a grupos de hackers como Andariel, Lazarus y Bluenoroff, y se tiene la sospechas que estos mismos son los líderes de las operaciones de hacking en Corea del Norte.

Si bien se sabe que Corea del Norte siempre está detrás de alguna estrategia sospechosa, estos ataques constantes a las casas de cambio de Bitcoin muestran un nivel considerable de desesperación. El país se encuentra aislado del mundo debido a sanciones a nivel mundial, y las mismas solo cobraron más poder desde que Donald Trump se instaló en la Casa Blanca.

En síntesis, la economía de Corea del Norte se encuentra trabajando a una velocidad muy lenta a consecuencias de las sanciones a nivel mundial que han recibido, por ende es de esperarse que quieran hackear casas de cambio de Bitcoins, a manera de hurtar las criptomonedas, en vista de su alto valor en el mercado. Lo preocupante es que las acciones no parecen tener intenciones de disminuir.