Pareja

Hace mucho tiempo que se debate entre la comunidad científica sobre si la orientación sexual está determinada biológicamente, si es el resultado de causas ambientales o una combinación de factores. Lo cierto es que las causas que contribuyen a las preferencias sexuales de una persona son complejas.

Estudios previos de familias y gemelos sugieren que los genes juegan un papel en la orientación sexual, aunque tal afirmación no cuenta con un respaldo sólido. Sin embargo,   científicos del Instituto de Investigación de Salud de la Universidad de NorthShore, reportan haber encontrado la evidencia más firme hasta el momento de los vínculos genéticos con la orientación sexual masculina.

Lo que eso implicaría es que la homosexualidad no es una opción de estilo de vida, sino que estaría arraigada en la biología de una persona, lo que sin duda genera controversias.

La investigación afirma haber encontrado marcadores genéticos que pueden revelar si un hombre es homosexual.

Ese señalamiento es producto del estudio de la asociación de todo el genoma (GWAS, por sus siglas en inglés) del rasgo de la orientación sexual masculina, en el que participaron 1.077 hombres homosexuales y 1.231 hombres heterosexuales, principalmente de ascendencia europea.

Para estudiar y comparar los genes de los sujetos, los investigadores les pidieron que proporcionasen ADN por muestras de sangre o saliva, que luego fueron genotipadas y analizadas.

El acceso a bancos de miles de genomas, les permitió a los investigadores analizar muchos genomas para detectar pequeñas diferencias que parecen correlacionarse con rasgos de interés. Los estudios GWAS son ideales para identificar conjuntos de variantes genéticas que se muestran juntas en una población de interés, en este caso: hombres homosexuales.

Los autores detectaron varias regiones con múltiples polimorfismos de un sólo nucleótido del ADN, los más destacados en los cromosomas 13 y 14, próximos a los genes que tienen funciones plausiblemente relevantes para el desarrollo de la orientación sexual.

La región asociada más fuerte en el cromosoma 13 se localizó entre los genes SLITRK6 y SLITRK5. SLITRK6 es un gen del neurodesarrollo que se expresa principalmente en una región del cerebro llamada diencéfalo, del cual se sabe contiene una región que se presenta en diferentes tamaños, dependiendo de la orientación sexual.

En el cromosoma 14, el gen receptor de la hormona estimulante de la tiroides (TSHR) resultó el más significativo. Las variantes genéticas en TSHR pueden ayudar a explicar estudios pasados ​​que relacionan la función tiroidea atípica y la homosexualidad masculina.

Los autores del estudio señalan que si bien los estudios de GWAS proporcionan una lista de “regiones” genéticas que parecen estar relacionadas con un rasgo específico, en realidad no prueban la causalidad, y tampoco dicen mucho sobre por qué ha surgido un rasgo en particular.

También hacen hincapié en que, aunque las nuevas regiones genéticas proporcionan objetivos para futuras investigaciones, las conexiones potenciales con el rasgo estudiado siguen siendo especulativas.

Más en TekCrispy