Los resultados de una investigación realizada por especialistas de la Universidad de Toledo en Ohio, muestran que jugar con menos juguetes es mejor para la creatividad de los niños pequeños y podría ser mejor para su desarrollo. De acuerdo al estudio, tener menos juguetes a mano, conduce a una mejor calidad de juego en los niños pequeños.

En el estudio, los investigadores probaron la hipótesis de que un ambiente con menos juguetes favorece a una mayor calidad de juego. Cada uno de los 36 jóvenes participantes, con edades comprendidas entre 18 y 30 meses, participó en sesiones de juego individuales supervisadas con 4 juguetes y 16 juguetes, durante un máximo de 30 minutos cada una.

La exposición al Zika en la infancia también puede provocar daño cerebral, sugiere estudio

Los investigadores observaron una diferencia significativa en la calidad del juego entre los dos escenarios. Los incidentes de juego duraron el doble cuando los niños pequeños sólo tenían cuatro juguetes para explorar.

Al respecto, la Dra. Alexia E. Metz, autora principal del estudio, expresa: “Al tener menos alternativas, los niños usaban los juguetes por mayor tiempo y jugaban de muchas maneras. Esto sugiere que cuando se proporcionan menos juguetes en el entorno, los niños pequeños participan en períodos más largos de juego con un sólo juguete, lo que permite un mejor enfoque para explorar y jugar de forma más creativa.”

Los investigadores admitieron que el simple hecho de observar las incidencias del juego, es decir, cuántas veces cambiaron los niños entre diferentes juguetes, puede no reflejar la calidad del juego, sino simplemente su curiosidad innata.

Sin embargo, junto con la duración y la profundidad del juego con cada juguete, la evidencia general sugiere que tener más juguetes presentes puede inducir una distracción, lo que provocó que los niños abandonaran el juego para explorar otro juguete.

En referencia a la importancia de la calidad del juego, los autores del estudio señalan que el compromiso en el juego comienza en la infancia y tiene efectos beneficiosos sobre el desarrollo. Durante el juego, los niños interactúan con los elementos físicos y sociales del entorno, permitiéndoles descubrir desafíos y probar nuevos habilidades, lo cual mejora el desarrollo, la salud y el bienestar del niño.

Cómo el bajo peso al nacer afecta el desarrollo del cerebro

Se sabe que a través del juego, los niños aprenden a interpretar el mundo que los rodea, mejoran sus habilidades cognitivas, emocionales, sociales y físicas. El aprendizaje basado en el juego promueve la preparación académica y sus resultados.

Los autores del estudio recomendaron reducir el número de juguetes que los pequeños infantes tengan disponibles y con eso disminuir el nivel de distracción que produce ver demasiados juguetes a la vez, y de este modo mejorar sus oportunidades de incrementar  la creatividad y la imaginación, así como el desarrollo de nuevas habilidades.