La gravedad de la lesión por descarga eléctrica depende de la cantidad de corriente y el tiempo de exposición. Por ejemplo, la décima parte de un amperio (amp) de electricidad que atraviese nuestro cuerpo por sólo 2 segundos, es suficiente para causar la muerte.

La cantidad de corriente interna que una persona puede soportar y aun así poder controlar los músculos puede ser inferior a 10 miliamperios (mA); las corrientes superiores pueden paralizar los músculos.

Por esto es que se les recomienda a las mujeres embarazadas dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo

Cuando ocurre este “congelamiento”, la persona ya no puede liberarse del objeto que le esta electrocutando; de hecho, puede ser que lo mantenga más apretado, lo que provoca una exposición más prolongada a la corriente y en consecuencia, provocar parálisis respiratoria.

Por lo general, se necesitan aproximadamente 30 mA de corriente para causar parálisis respiratoria.

Las corrientes superiores a 75 mA pueden causar fibrilación ventricular. Esta condición causará la muerte en unos pocos minutos, a menos que se reciba asistencia médica oportuna. La parálisis cardíaca ocurre a 4 amperios, lo que significa que el corazón no bombea en absoluto.

El tejido se quema con corrientes superiores a 5 amperios. La estructura muscular de la persona también hace la diferencia; quienes tienen menos tejido muscular, generalmente se ven más afectadas.

La siguiente tabla muestra los efectos a la exposición de corriente:

1 mASólo un leve cosquilleo.
5 mALigera sensación de choque. Inquietante, pero no doloroso. La mayoría de las personas puede “liberarse”, sin embargo, los fuertes movimientos involuntarios pueden causar lesiones.
6 a 25 mA (mujeres)

9 a 30 mA (hombres)

Shock doloroso. El control muscular se pierde. Este es el rango donde puede que no sea posible “liberarse” de la fuente de corriente.
50 a 150 mAShock extremadamente doloroso, paro respiratorio, contracciones musculares severas. Los músculos flexores pueden causar retención; los músculos extensores pueden causar un intenso alejamiento. Es posible la muerte.
1.000 a 4.300 mA

(1 a 4,3 amps)

Ocurre fibrilación ventricular (acción de bombeo del corazón no rítmica). Los músculos se contraen; daño a los nervios. Es probable la muerte.
10.000 mA

(10 amps)

Se produce un paro cardíaco y quemaduras graves. Difícilmente se pueda sobrevivir.

No existe una regla estricta sobre cuánta electricidad podemos soportar antes de sufrir un daño irreversible, pero una buena regla general es la siguiente: evita los cables eléctricos, los sitios de alta tensión y cualquier otro objeto desconocido que se presuma pueda ser un conductor eléctrico.

Más en TekCrispy