Habilidad Motora

De acuerdo a una investigación realizada por científicos de la Universidad Médica Johns Hopkins, cuando se practica y se aprende una nueva habilidad, hacer pequeños cambios durante las sesiones de práctica repetidas puede ayudar a las personas a dominar la habilidad más rápido que a practicarla de la misma manera.

En el estudio, que incluyó la participación de 86 voluntarios a quienes se solicitó aprender una habilidad motora basada en la computadora, los investigadores encontraron que los que se adaptaron rápidamente a una sesión de práctica modificada la segunda vez, tuvieron un mejor desempeño que cuando repitieron la práctica original.

Los voluntarios fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos. El primer grupo completó un programa de entrenamiento típico donde después de la sesión de entrenamiento inicial, repitieron exactamente la misma clase de entrenamiento seis horas después y nuevamente el día siguiente.

El segundo grupo realizó la primera sesión de práctica y, después de seis horas, completó una segunda sesión de entrenamiento en la que los investigadores realizaron ligeras modificaciones a la prueba. De esta manera, los individuos tenían que ajustar constantemente su rendimiento a pesar de no estar al tanto de los sutiles cambios. Al día siguiente, estos participantes regresaron al laboratorio y se les pidió que repitieran la misma tarea que se les dio durante la primera sesión.

Los avances en el rendimiento, comprobados en una ejecución más rápida y precisa de la tarea, casi se duplicaron entre los del segundo grupo, a quienes se les administró la segunda sesión modificada, en comparación con los del primer grupo, quienes repitieron la misma tarea.

Se observaron los mayores avances entre aquellos sujetos que pudieron adaptarse rápidamente al cambio en las condiciones. Los participantes en el tercer grupo, que se saltaron la segunda sesión, tuvieron un desempeño aproximadamente un 25% peor que los del primer grupo.

Los resultados apoyan la idea de que un proceso llamado reconsolidación, en el que los recuerdos existentes se rememoran y modifican con nuevos conocimientos, tiene un rol primordial en el fortalecimiento de las habilidades motoras.

El Dr. Pablo A. Celnik, profesor de medicina física y rehabilitación en la Facultad de Medicina en Johns Hopkins y autor principal del estudio, manifiesta: “Lo que descubrimos es que si practicas una versión ligeramente modificada de una tarea que deseas dominar, en realidad aprendes más y más rápido que si simplemente sigues practicando exactamente lo mismo varias veces seguidas.”

Los hallazgos tienen implicaciones no sólo para las habilidades de ocio, como aprender a tocar un instrumento musical o un deporte, sino también para ayudar a los pacientes que se recuperan de derrames cerebrales y otros padecimientos neurológicos, a recuperar la función motora perdida.

Los autores del estudio señalan que las alteraciones en el entrenamiento deben ser pequeñas, algo así como ajustar ligeramente el tamaño o el peso de un bate de béisbol, una raqueta de tenis o un balón de fútbol entre sesiones de práctica. Los estudios actuales, todavía en curso, sugieren que cambiar demasiado una sesión de práctica, no aporta ningún beneficio significativo para el aprendizaje motor.

Más en TekCrispy