Correa Ekg Apple Watch

Un dispositivo que está integrado en una nueva correa para el Apple Watch combina dos funciones, un monitor de frecuencia cardíaca y los sensores de actividad, y los lleva a un nuevo nivel utilizando la Inteligencia Artificial (IA). Su nombre es Kardiaband, y fue creada por la compañía AliveCor.

Esta correa utiliza una red neuronal para predecir y analizar la frecuencia cardíaca del usuario en función de su historial y una gran cantidad de datos cardiovasculares de personas enfermas y sanas. El dispositivo mide la frecuencia cardíaca cada cinco segundos y le dice a los usuarios cuándo está fuera de su rango esperado. No aplica un rango genérico, lo que quiere decir que simplemente determina qué es anormal para el paciente.

El Apple Watch ya utiliza el aprendizaje automático para identificar cuándo la frecuencia cardíaca aumenta de manera anormal, pero este enfoque personalizado va un paso más allá. Cuando el dispositivo se da cuenta de que está fuera de rango, registrará el ritmo eléctrico del corazón, utilizando la tecnología de electrocardiograma (EKG) incorporada en la correa.

El proceso implica colocar el dedo pulgar sobre el sensor durante 30 segundos mientras los resultados se muestran en el reloj. Una grabación del resultado estará disponible para enviársela al médico. Los lectores de EKG portátiles que funcionan con Smartphones han existido durante años, lo que permite a los usuarios controlar la actividad eléctrica de su corazón a voluntad con un dispositivo separado.

Sin embargo, utilizar esta tecnología no es algo barato. La correa KardiaBand, el primer accesorio de dispositivo médico aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), se venderá por US$ 199. Los usuarios también deberán suscribirse al servicio Premium de AliveCor a un costo de US$ 99 al año. Desde luego, también deberán disponer de un Apple Watch Series 3, cuyo precio ronda los US$ 399.