En lo que es considerado como un paso prometedor hacia la creación de un sistema agrícola sostenible en el planeta rojo, y uno que potencialmente podría permitir que los humanos sobrevivan allí en el futuro, científicos de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, llevaron a cabo un experimento que simuló la vida en Marte, y mostró que dos lombrices jóvenes nacieron en el suelo simulado de Marte.

A pesar de que muchos catalogan a las lombrices de tierra como desagradables plagas de jardín, son realmente vitales para la supervivencia de cualquier ecosistema.

El experimento, dirigido el biólogo Wieger Wamelink, tuvo como objetivo determinar si las personas podían alimentarse cultivando en Marte.

Investigación sugiere que el agua en la luna esta distribuida en toda su superficie

Los gusanos, que reciclan la materia orgánica muerta en nutrientes como fósforo y nitrógeno, que pueden fertilizar los cultivos, juegan un rol crucial de esta importante aspiración.

La superficie de Marte está cubierta por arena y polvo, formada por la erosión de rocas ígneas ricas en hierro, similar al basalto. Este material, conocido como “regolito”, puede ser grueso, fino o polvoriento.

La investigación fue llevada a cabo en un suelo simulado de Marte, el cual fue desarrollado por la NASA. El simulante del suelo marciano es una herramienta realmente importante para investigar las misiones marcianas. Ha sido desarrollado en base a los datos obtenidos por los rovers y orbitadores de Marte, y su composición es lo más cercana posible al material disponible en el planeta, en función de la información disponible.

A este material le agregaron plantas de rúcula, abono a base estiércol y lombrices de tierra, y descubrieron que los gusanos no sólo prosperaron, sino que produjeron su primera descendencia.

El Dr. Wamelink expresa: “Claramente, el estiércol estimuló el crecimiento, especialmente en el simulante del suelo de Marte, y vimos que los gusanos estaban activos. Sin embargo, la mejor sorpresa vino al final del experimento cuando encontramos dos gusanos jóvenes en el simulante del suelo de Marte”.

Aunque las prueban generan entusiasmo, existen otras obstáculos significativos para poder cultivar plantas en Marte. Se necesitaría un medio ambiente controlado para evitar que se congelen en el duro frío de Marte, suministrarles agua líquida y ofrecerles algún tipo de protección contra la radiación en la superficie de Marte.

Estas dificultades podrían superarse con un invernadero, pero otro gran problema es la luz. Marte obtiene aproximadamente el 60 por ciento de la cantidad de luz que tiene la Tierra, lo que significa que las plantas en Marte crecerían a aproximadamente el 60 por ciento de la tasa de las plantas de la Tierra.

Para resolver este problema, los investigadores de la Universidad Estatal de Utah han estado trabajando con la NASA para desarrollar sistemas de fibra óptica, a fin de suministrar luz a las plantas en crecimiento.

Telescopio Hubble captura la imagen de la estrella más lejana jamás vista

Estos experimentos comenzaron en 2013 y en la actualidad, los investigadores han logrado cultivar más de una docena de especies, que incluyen judías verdes, guisantes, rábanos, tomates, patatas, rúcula, zanahoria y berros.

Estos cultivos fueron analizados en busca de metales pesados ​​y alcaloides para verificar su seguridad para el consumo humano.

En referencia a los logros obtenidos, El Dr. Wamelink comenta: “Después de pasar estas pruebas, organizamos una cena basada en los cultivos cosechados para las personas que apoyaron nuestra investigación”.