En enero de este año informábamos acerca del estándar HDMI 2.1 que fue presentado en el CES, cuya llegada fue anunciada para finales de 2017 y que contaría con algunas características, no definitivas en ese entonces, que incluían soporte para resolución 8K y HDR dinámico.

Ahora, hemos podido conocer las especificaciones de manera oficial, con novedades y algunas gratas sorpresas que no estaban incluidas en el anuncio de principios de año. El HDMI 2.1 es un estándar creado con miras al futuro, con la finalidad de aprovechar al máximo las bondades de los televisores UHD de última generación, así como también para aprovechar el potencial de los modelos con paneles Super Hi-Vision que llegarán próximamente.

A pesar de que en un principio el HDMI 2.1 incluiría soporte para resolución 8K (7680 x 4320), se ha anunciado que finalmente llegará con soporte para resoluciones 10K (10.240 x 4320), las cuales funcionarán a 120 Hz. Además, se han confirmado las resoluciones 4K @ 120 Hz y 8K @ 60 Hz, el soporte para HDR dinámico, incluyendo conectividad con los sistemas de audio eARC, diseñados para trabajar con formatos de audio sin comprimir como DTS: X y Dolby Atmos.

Los Gamers se verán beneficiados por el nuevo HDMI 2.1 debido a que incorporará un soporte que permitirá reducir el stuttering  y el tearing en la pantalla al jugar, además de incluir el Quick Frame Transport (QFT) para reducir la latencia. Finalmente, el Quick Media Switching (QMS) reducirá las pausas en negro que se muestran entre los contenidos de un video.

Apple pudo haber influido en la caída de producción de paneles OLED de Samsung

La mayoría de los televisores actuales cuentan con soporte para resolución 4K, sin embargo, el HDMI 2.1 podría estrenarse en el año 2018 en la gama más alta para soporte en 8K. Además, la compañía Microsoft anunció que pronto actualizará su Xbox One X, de forma que tenga mayor compatibilidad a través de un parche, mientras que Sony no debería demorar en hacerlo con su PS4 Pro.