Esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo, y las personas que la padecen presentan delirios, alucinaciones y otras dificultades cognitivas. La esquizofrenia no indica la existencia de personalidad dividida o personalidad múltiple, como muchos creen; de hecho, la mayoría de las personas con la enfermedad no son peligrosas ni violentas.

A pesar de que los síntomas de la esquizofrenia, suelen manifestarse en la adolescencia o la adultez temprana, una reciente investigación realizada por científicos de la Universidad de Buffalo, revela que la enfermedad cerebral probablemente comience muy temprano en el desarrollo, aproximadamente al final del primer trimestre del embarazo.

De acuerdo al equipo de investigadores, este es un importante paso en la comprensión de los orígenes biológicos del trastorno cerebral, del cual se tiene referencia por primera vez, en un antiguo texto médico egipcio llamado Papiro Ebers, que se remonta al año 1550 aC.

A fin de llevar a cabo la investigación, el equipo de científicos cultivó “mini cerebros” en condiciones de laboratorio, lo que se conoce como organoides cerebrales, es decir, órganos en miniatura que se asemejan al cerebro; para hacerlo, utilizaron células de piel reprogramadas de tres personas con esquizofrenia y cuatro personas sin la enfermedad, los cuales actuaron como grupo de control.

Al ser alimentados con los nutrientes adecuados, ácidos y glucosa, estos organoides cerebrales pueden desarrollarse para crear el neuroectodermo, el tejido que forma nuestro cerebro. Finalmente, aparece una corteza y una región similar al tallo cerebral, así como los ventrículos cerebrales.

A medida que los pequeños modelos cerebrales comenzaron a tomar forma, los científicos notaron anormalidades en los organoides desarrollados a partir de células de pacientes con esquizofrenia. Encontraron interrupciones en las células madre que rodean los ventrículos o las cavidades cerebrales, tan pronto como dos semanas después del crecimiento, lo que es equivalente al primer trimestre del embarazo.

Además, las células progenitoras neuronales que van a formar neuronas, no se distribuyeron adecuadamente, y muy pocas neuronas maduras terminaron apareciendo en la corteza.

La investigación muestra que la enfermedad probablemente comience durante las primeras etapas del desarrollo fetal e implique divisiones celulares aceleradas, migración excesiva y diferenciación prematura de las células neuroectodérmicas en las neuronas.

El Dr. Michal K. Stachowiak, del Departamento de Patología y Ciencias Anatómicas la UNY en Buffalo y autor principal del estudio, expresa: “Ahora podemos afirmar que la esquizofrenia es un trastorno originado por la defectuosa construcción del cerebro que se produce al principio del desarrollo, y que implica una malformación específica de los circuitos neuronales en la corteza”.

Los autores del estudio señalan que además de ofrecer una nueva comprensión de esta devastadora enfermedad, los hallazgos podrían servir de fundamento para el desarrollo de potenciales tratamientos prenatales.