Cajas Botin 1

Continúa la polémica sobre el uso de las cajas botín, las cuales fueron declaradas como un método de apuesta por la Comisión Reguladora de Juegos de Azar, algo que desató quejas para Electronic Arts debido al uso que les da en Star Wars: Battlefront II, sin embargo, la Comisión de Apuestas del Reino Unido ha concluido que dichos artículos no pueden ser considerados apuestas y explica los motivos.

El uso de sobres de cartas digitales, Loot Boxes o cajas botín se ha utilizado durante algún tiempo, al punto de considerarse común en los videojuegos. Títulos como Crash Royale y Puzzle Fighter usan esta modalidad mediante la cual podemos adquirir mejoras o incluso complementos estéticos mediante el uso de dinero real. Aunque dicha modalidad si bien no es nueva, no resta que pueda ocasionar problemas de adicción.

Tim Miller, Director Ejecutivo de la Comisión de Juego del Reino Unido, se pronunció mediante un comunicado oficial el día de ayer y comentó que la ley de juego del Reino Unido no aplica a las cajas botín, o por lo menos no de forma actual, aunque están conscientes de los riesgos que estas poseen: “A principios de 2016, identificamos los botines como un riesgo potencial para niños y jóvenes como parte de una revisión más amplia de nuestras preocupaciones sobre los videojuegos y los temas de los juegos de azar, lo que resultó en la publicación de un documento de posición.”

Miller también comentó: “Nuestro punto de partida para decidir nuestra posición con cualquier producto es observar de cerca si está o no sujeto a la ley de juego del Reino Unido. La definición de lo que legalmente se clasifica como juegos de apuestas la establece el Parlamento, no nosotros. Nuestra función es aplicar esa definición a las actividades que vemos y el Parlamento debe realizar cualquier cambio en esa definición.

La ley establece una línea entre lo que es y lo que no está apostando. Como reguladores que controlamos esa línea y donde una actividad la atraviesa y presenta un riesgo para las personas, especialmente los niños, tenemos y tomaremos medidas enérgicas.”

 

Aunque las declaraciones dejan en claro que la decisión ahora le compete al Parlamento británico, ya que ellos decidirán si actualizan o crean una nueva ley para satisfacer las necesidades del mercado, sin embargo, ya existen iniciativas que buscan impulsarse para llevar el tópico al Parlamento.