Energy

Una serie de estudios recientes publicaron que la minas de bitcoins son un gran problema para lo que es el sistema de energía a nivel mundial, pues una mina de bitcoins gasta la misma cantidad de energía que un hogar en un mes.

Para el negocio de las criptomonedas uno de los proceso más importantes es el de la minería, pues de eso depende como tal la existencia del producto. Todas las operaciones que se realizan se almacenan en bloques cifrados llamados hash, una vez ahí los mineros se encarga de decodificar y validar toda la información y aquel que lo logre recibe su atributo en bitcoin.

Parecería una operación sencilla de hacer, pero la realidad es que para llevar a cabo estos proceso es necesario hacer un uso excesivo de energía eléctrica, y cada vez son más y más las minas de criptomonedas que se están estableciendo.

A raíz de esto muchos defensores del medio ambiente han dejado en claro su postura sobre las minas de bitcoins, y dentro de sus argumentos han comentado que si las minas de bitcoins continúan incrementando sus operaciones en 2020 todas las minas podrían consumir la misma cantidad de energía que Dinamarca.

Por otro lado dijeron que si el bitcoin fuera un país sería en número 64 en la lista de aquellos que consumen más energía. Qué pasa, se sabe que en promedio la extracción de bitcoins consume 350 megavatios, lo suficiente para satisfacer a 280.000 hogares estadounidenses, por desgracia no hay un registro que especifique la cantidad de energía que consume cada minero en particular.

Sin una cifra detallada por minero, se imposibilita mucho crear un algoritmo que exponga aquellas minas que gastan más energía eléctrica. Sin embargo, eso no impide que se presenten alternativas que reduzcan el gasto de electricidad, uno de los más conocidos es la prueba de impugnación donde el proceso de minería sólo puede hacerse sobre ciertos bloques de monedas lo que termina reduciendo el consumo.