Volcan

Una reciente investigación realizada por científicos de la Universidad de Leeds, evidenció que cuando la cobertura de los glaciares era más extensa, había menos actividad volcánica en Islandia y cuando los glaciares se derritieron se incrementó el número de erupciones volcánicas, debido a los cambios generados en la presión superficial.

El estudio examinó la ceniza volcánica islandesa preservada en depósitos de turba y sedimentos lacustres, e identificó un período de actividad volcánica significativamente menor entre 5.500 y 4.500 años atrás. Este lapso de tiempo se distinguió por presentar una importante disminución en la temperatura global, que favoreció el crecimiento de los glaciares en Islandia.

Temporada de huracanes del 2017 tuvo un efecto evolutivo en las lagartijas

Los investigadores encontraron que hubo un desfase de aproximadamente 600 años entre el evento climático y una disminución notable en el número de erupciones volcánicas. El estudio sugiere que es posible esperar un retraso similar después del cambio más reciente a temperaturas más cálidas.

El Dr. Graeme T. Swindles, de la Escuela de Geografía de Leeds y autor principal del estudio, puntualiza: “El sistema volcánico de Islandia está en proceso de recuperación de la llamada Pequeña Edad de Hielo, un período de clima más frío acaecido aproximadamente entre los años 1500 y 1850.”

Desde el final de este periodo, una combinación de calentamiento climático natural y el efecto de la acción humana, ha provocado que los glaciares islandeses se derritan nuevamente.

El sistema volcánico islandés está controlado por complejas interacciones entre grietas en los límites de las placas continentales, la acumulación de gas subterráneo, magma y la presión sobre la superficie del volcán por los glaciares y el hielo. Los cambios en la presión de la superficie pueden alterar la tensión en las cámaras poco profundas donde se acumula el magma.

El coautor del estudio, Dr. Ivan Savov, de la Escuela de Tierra y Medio Ambiente de Leeds, explica: “Cuando los glaciares disminuyen hay menos presión sobre la superficie de la Tierra. Esto puede aumentar la cantidad de derretimiento del manto y afectar el flujo y qué cantidad de magma puede contener la corteza. Incluso pequeños cambios en la presión de superficie pueden alterar la probabilidad de ocurran erupciones en volcanes cubiertos de hielo”.

Cómo los parques solares y eólicos pueden aumentar las lluvias en el Sahara

Los investigadores explican que el efecto humano sobre el calentamiento global, dificulta predecir cuánto tiempo va a transcurrir antes de que esto ocurra, pero las tendencias observadas en el pasado, muestran que podemos esperar más erupciones en Islandia en el futuro cercano.

Estas consecuencias a largo plazo del efecto humano en el clima, son la razón por la cual las cumbres sobre el cambio climático son tan importantes. Es vital comprender cómo las acciones humanas actuales pueden afectar a las generaciones futuras.

Más en TekCrispy