Material Cerrar Heridas Babosas

Un grupo de científicos del Brigham and Women’s Hospital de Boston, en Estados Unidos, ha creado un nuevo material especial para cerrar las heridas inspirado en las babosas. Se trata de un adhesivo quirúrgico que ofrece diversos beneficios en comparación con los puntos de sutura y las grapas convencionales, razón por la que es una alternativa que podría reemplazarles en el futuro.

Cuando se realiza una intervención quirúrgica, es imprescindible cerrar lo antes posible las heridas de forma segura, rápida y eficaz, de forma que el médico pueda garantizarle al paciente una pronta recuperación y así evitar que su salud se complique. Por tal motivo, los científicos han dedicado grandes esfuerzos a encontrar soluciones más rápidas y lo menos invasivas posibles para sellar las heridas.

Gracias a sus investigaciones, actualmente el sector de la salud cuenta con vendajes quirúrgicos, geles elásticos u otras soluciones. Ahora, los científicos decidieron buscar materiales de inspiración en la naturaleza para encontrar una nueva forma de cerrar heridas que trascendieran el uso de las grapas y los puntos de sutura, basándose en la baba que segrega la babosa como mecanismo de defensa, la cual destaca por su capacidad adhesiva y gran elasticidad.

Identifican a miles de niños desaparecidos en La India gracias a tecnología de reconocimiento facial

Esta sustancia se compone de agua en un 97%, además de un par de polímeros que se entrelazan con una carga negativa neta y con proteínas cargadas positivamente. Estos componentes permiten que la babosa se adhiera a casi cualquier superficie con gran facilidad, además de ser una sustancia difícil de eliminar.

Al utilizar la baba como ejemplo, los científicos lograron crear un ‘hidrogel’ que dispone de un sólido contacto interfacial y puede estirarse sin romperse. Al realizar las pruebas correspondientes, el equipo de investigación comprobó que el adhesivo puede fijarse con fuerza a la piel, al cartílago y a las arterias, además de permitir sellar agujeros en zonas sensibles como el tejido del corazón y detener el sangrado del tejido lesionado en el hígado.