Freir Alimentos Calentamiento Global

De acuerdo con una investigación realizada por científicos de la Universidad de Reading y la Universidad de Bath en Reino Unido, los ácidos grasos liberados en el aire por freír alimentos, pueden contribuir a la formación de nubes que tengan un efecto refrescante en el clima.

Los investigadores descubrieron que cuando se liberan estas microgotas de grasa en la atmósfera, forman estructuras complejas que atraen la humedad y se transforman en nubes.

Se sabe que en las grandes ciudades, la grasa de cocción es responsable del 10 por ciento de las partículas en el aire, por lo que los investigadores creen que freír los alimentos podría tener un impacto notable en la formación de nubes y el clima lluvioso.

Los autores del estudio afirman que de hecho, la influencia es tan grande que incluso podría tener un efecto de enfriamiento en el planeta y potencialmente ralentizar el calentamiento global.

El Dr. Christian Pfrang, profesor de física y química atmosférica en la UR y coautor del estudio, comenta: “Es probable que estas estructuras tengan un efecto significativo en la absorción de gotas de agua en la atmósfera. No estamos alentando que las personas coman más frituras; lo que hemos observado es que la grasa que se libera de la cocción, parece alentar la formación de nubes.”

En los experimentos realizados en el laboratorio, los investigadores utilizaron levitación ultrasónica para suspender gotas de agua salada y ácido oleico, un ácido graso asociado con la cocción, a fin de poder realizar analisis con rayos láser y rayos X.

Encontraron que las moléculas en las gotas dispuestas de las estructuras reticulares, actúan como una esponja para atrapar el agua. Esta compleja estructura también ayuda a las gotas a permanecer más tiempo en la atmósfera, mejorando su capacidad para formar nubes.

Es sabido que las emisiones de moléculas de ácidos grasos pueden recubrir partículas de aerosoles en la atmósfera, pero esta es la primera vez que los científicos observan su papel dentro de las gotitas.

Los autores del estudio señalan que los modelos atmosféricos a gran escala actuales, no tienen en cuenta el papel de las estructuras 3-D en los aerosoles, los cuales persisten por más tiempo de lo normal y pueden fomentar la formación de nubes, que según los expertos puede tener un efecto refrescante sobre el clima.

Científicos alertan que la acidificación de las costas amenaza el bienestar de las especies marinas

Los autores dicen que el estudio favorece la comprensión del papel que tienen los aerosoles en la temperatura global a largo plazo y descartan la idea de que cocinar grasas pueda ser utilizada como una herramienta de geoingeniería para reducir el calentamiento global.

El Dr. Adam M. Squires, autor principal del estudio, expresó: “La idea de que esto está sucediendo en el aire sobre nuestras cabezas es emocionante, y a la vez plantea desafíos para comprender lo que estas grasas de cocina realmente están haciendo en el mundo que nos rodea.”

Más en TekCrispy