Enjuague Bucal

Para muchas personas, el uso del enjuague bucal forma parte de su rutina de higiene diaria. Sin embargo, una investigación realizada por científicos de la Universidad de Harvard, encontró posibles efectos adversos de esta práctica, y sostiene  que el uso frecuente y prolongado de enjuague bucal antibacteriano, puede erradicar los microbios orales beneficiosos y colocar al usuario en riesgo de sufrir trastornos metabólicos, incluyendo diabetes.

Si bien el enjuague bucal está orientado a combatir las bacterias que causan la placa y el mal aliento, su efecto es indiscriminado, llegando a eliminar las cepas beneficiosas que se encuentran en la boca y que brindan protección contra la obesidad y la diabetes.

Investigadores descubren cómo ralentizar el envejecimiento

En el estudio, los investigadores descubrieron que las personas que usaban enjuague bucal dos veces al día, tenían alrededor de un 55 por ciento más de probabilidades de desarrollar diabetes o picos peligrosos de azúcar en la sangre, en tres años.

Estudios previos han demostrado que una higiene oral deficiente puede provocar problemas de salud en otras partes del cuerpo; sin embargo, esta es la primera investigación que muestra que una práctica aparentemente positiva, puede generar consecuencias negativas.

El estudio longitudinal examinó a 1.206 personas con sobrepeso y edades comprendidas entre 40 y 65 años, que se consideraban en riesgo de desarrollar diabetes. Los participantes fueron monitorizados por 3 años. Los cocientes de riesgos se ajustaron para la edad inicial, el sexo, el tabaquismo, la actividad física, la circunferencia de la cintura, el consumo de alcohol y la hipertensión.

Los datos mostraron que el 43 por ciento de los participantes usaba enjuague bucal al menos una vez al día y el 22 por ciento, al menos dos veces al día.

Durante el período de estudio, alrededor del 17 por ciento de las personas desarrollaron diabetes o prediabetes, pero eso aumentó al 20 por ciento para quienes usaban enjuague bucal una vez al día, y 30 por ciento para quienes lo usaban por la mañana y por la noche.

Los investigadores destacaron que las bacterias favorables en la boca pueden proteger contra la diabetes y la obesidad, incluidos los microbios que ayudan al cuerpo a producir óxido nítrico, el cual regula los niveles de insulina y el metabolismo, así como equilibrar la energía y mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre.

El Dr. Kaumudi Joshipura, profesor de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Harvard y coautor del estudio, concluyó señalando: “Los participantes del estudio que usaron enjuague bucal menos de dos veces al día no demostraron un riesgo significativo, lo que sugiere que el efecto perjudicial comienza en un umbral de uso de dos veces al día o más.”

Usar el transporte público podría ser beneficioso para tu salud

Los enjuagues bucales datan de hace cientos de años, pero el primer producto comercial fue desarrollado por Joseph Lister a fines del siglo XIX y se llamó Listerine. Originalmente se usó como antiséptico quirúrgico, pero en la década de 1920 se vendía como una cura para el mal aliento, así como un limpiador de pisos y remedio para la caspa.

En la actualidad, muchos enjuagues bucales contienen potentes soluciones para matar bacterias; sin embargo, eso deja espacio para que prosperen microbios potencialmente dañinos, advirtieron los investigadores, quienes además aconsejan limitar el uso de enjuague bucal a una vez por día.

Más en TekCrispy