Vasos Sanguineos

Un nuevo estudio realizado por científicos del Instituto de Investigación Médica Sanford Burnham Prebys (SBP), en San Diego, California, logró identificar una vía de señalización que es esencial para la angiogénesis, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos a partir de vasos preexistentes.

El hallazgo puede mejorar las estrategias actuales para mejorar el flujo sanguíneo en el tejido isquémico, como el que se encuentra en la aterosclerosis y la enfermedad vascular periférica asociado con la diabetes.

Una simple prueba en el cuello podrá detectar tu riesgo en desarrollar demencia

La investigación muestra que la formación de vasos sanguíneos completamente funcionales requiere la activación de la proteína quinasa Akt por una proteína llamada R-Ras, y este mecanismo es necesario para la formación de la estructura de santificación, o lumen, de un vaso sanguíneo.

El Dr. Masanobu. Komatsu, profesor en el campus de SBP en Lake Nona y coautor del estudio, comenta: “Los hallazgos son importantes porque arrojan nueva luz sobre el proceso biológico necesario para aumentar el flujo sanguíneo en los tejidos isquémicos”.

Los enfoques previos para tratar la isquemia mediante la creación de nuevos vasos sanguíneos, se han centrado en la administración de factores de crecimiento angiogénicos, como el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF, por su siglas en inglés) a los sitios isquémicos. Pero todos estos estudios, incluidos más de 25 ensayos clínicos de fase II y III, no han logrado ofrecer un beneficio significativo a los pacientes.

Los investigadores combinaron un cultivo celular 3D y tejido vivo, para mostrar que el VEGF promueve la vascularización, pero las estructuras de los vasos formadas son caóticas, inestables y no funcionales.

Al respecto, los investigadores explican que los vasos funcionales necesitan tener un lumen, es decir, una abertura similar a una tubería que permita que la sangre oxigenada y los nutrientes viajen a través del cuerpo  y el VEGF por sí solo no puede soportar por completo la formación de dicha estructura vascular.

El Dr. Fangfei Li, autor principal del estudio, manifiesta: “Generar nuevos vasos sanguíneos es similar a la forma en que crecen los árboles; los brotes se desarrollan a partir de vasos existentes y luego se ramifican cada vez más para restaurar la vascularización. Este estudio muestra que hay distintos pasos y señales que controlan ese proceso.”

Imágenes fotoacústicas permiten una detección precisa y temprana del cáncer de ovario

Primero, VEGF activa la proteína quinasa Akt para inducir a las células endoteliales a germinar. Seguidamente, la proteína R-Ras activa a Akt para inducir la formación del lumen.

El segundo paso que implica la activación de Akt por R-Ras, estabiliza el citoesqueleto de los microtúbulos en las células endoteliales, creando una arquitectura estable que promueve la formación del lumen.

Los autores del estudio señalan que su siguiente paso es trabajar para promover la señalización combinada de Akt en estudios clínicos, impulsando la activación de R-Ras a través de terapia genética o farmacológicamente en paralelo con la terapia de VEGF.

Más en TekCrispy