Air New Zealand Blockchain Seguridad

La aerolínea Air New Zealand ha anunciado una nueva asociación con la plataforma descentralizada de viajes Winding Tree para explorar las aplicaciones de la tecnología Blockchain en el negocio de las aerolíneas.

El acuerdo investigará si la tecnología puede permitir a la principal aerolínea de Nueva Zelanda mejorar la seguridad y la eficiencia de los servicios que incluyen el rastreo de equipaje y la reserva de boletos, según un informe de la cadena de noticias Reuters.

Avi Golan, director digital de Air New Zealand, la aerolínea también está pensando en posibles aplicaciones de Blockchain en otros sectores de su negocio, citando casos de uso como programas de lealtad y distribución. En este sentido, afirmó:

Si bien aún estamos explorando sus beneficios, Blockchain puede ofrecer una forma simplificada de tarifas minoristas y productos auxiliares junto con nuestros canales actuales.

Según Nolan, con esta asociación la aerolínea espera aprovechar el intercambio de información rápido y seguro, así como también busca traer beneficios a los clientes al proporcionar costos reducidos. Air New Zealand también reveló que está invirtiendo una cantidad de dinero importante en la venta de tokens (ICO) de Winding Tree, programada para enero de 2018.

Con sede en Suiza, Winding Tree anunció otra unión con Lufthansa el pasado mes de octubre, con el objetivo de desarrollar un mercado de viajes basado en la tecnología Blockchain alimentado por un token criptográfico.

Otras aerolíneas también están considerando la tecnología Blockchain para casos de uso en toda la industria, como la aerolínea rusa S7, que reveló en julio el lanzamiento de una plataforma Blockchain basada en Ethereum para la emisión de boletos aéreos, mientras que Air France anunció el mes pasado que está explorando esta tecnología para rastrear flujos de trabajo dentro de sus sistemas de mantenimiento de aeronaves.

Además, a principios de este mes, la firma de transporte aéreo SITA publicó un White Paper que detalla cómo las aerolíneas y los aeropuertos podrían usar contratos inteligentes para el control compartido de datos.