Ing Datos Financieros Blockchain

El banco multinacional holandés ING Group anunció que ha encontrado una manera de abordar uno de los principales desafíos que enfrentan los actores del sector financiero al usar la tecnología Blockchain: proteger la privacidad de los datos.

Blockchain es una de las tecnologías que puede garantizar la transparencia de los datos y las transacciones. Aunque la transparencia es una gran ventaja en la mayoría de los casos, los bancos y otras instituciones financieras han estado tratando de encontrar formas de mantener la privacidad de los datos.

La tecnología de contabilidad distribuida (DLT) de ING tendrá un código especial como “prueba de rango de conocimiento cero (ZKRP)”. Incluye una configuración criptográfica adicional que permite verificar una declaración particular sin mostrar detalles relacionados ella. Un solicitante de un préstamo, por ejemplo, puede demostrar el rango de su salario sin indicar la cifra exacta.

Mariana Gómez de la Villa, quien dirige el programa Blockchain de ING, afirmó:

Hasta hace poco, uno de los principales desafíos para aplicar Blockchain en el sector bancario era asegurar que la privacidad de los datos estuviera protegida y, al mismo tiempo, cumplir con los requisitos de los informes reglamentarios.

ING no es la primera entidad que busca aplicar la prueba de conocimiento cero, pero actualmente es uno de los pocos bancos que muestra un gran interés en él. La compañía afirma que ZKRP es diez veces más eficiente que las soluciones similares como la red Ethereum.

El banco ha presentado ZKRP como un servicio de código abierto, lo que le permite a otros desarrolladores obtener acceso y hacer contribuciones al proyecto. Por su parte, la industria financiera es la más activa cuando se trata de experimentar con la tecnología Blockchain.

Recientemente se demostró a través de un proyecto piloto que la tecnología Blockchain es altamente eficiente en el sector financiero. En esta prueba participaron gigantes bancarios como JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Citibank, Credit Suisse y BNP Paribas. El objetivo del proyecto era simplificar las operaciones en el intercambio de acciones.