Alcohol Test

Un estudio experimental realizado por investigadores del Departamento de Salud y Servicios para Personas Mayores de Missouri, revela que el vapor de alcohol de los desinfectantes de manos, puede provocar falsos positivos en los alcoholímetros portátiles utilizados por los agentes de la policía.

Los resultados de las pruebas realizadas han demostrado que los operadores que utilizaron desinfectantes de manos a base de alcohol, antes de realizar las pruebas de aliento, corren el riesgo de obtener resultados positivos y códigos de error en sus dispositivos.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores seleccionaron a 65 personas absolutamente sobrias, los cuales fueron divididos en tres grupos, cada uno de los cuales se les asignó uno de los tres alcoholímetros utilizados por la policía.

A los operadores de los dispositivos y se les instruyó a que se aplicaran desinfectantes para manos con alcohol, bien sea en gel o en espuma, y lo frotaran hasta que estuviera seco. Luego procedieron a desenvolver la boquilla desechable y sostenerla mientras los sujetos realizaban la prueba de aliento.

Los investigadores encontraron que el 10 por ciento de las pruebas realizadas arrojó un resultado positivo de alcohol en el aliento, a pesar de que los sujetos estaban completamente sobrios.

Además, el 31,5 por ciento de las pruebas dieron como resultado códigos de error, que posiblemente fueron causados ​​por sujetos de prueba que inhalaron vapores de etanol de las manos de los operadores.

Además, una prueba más pequeña con solo diez sujetos mostró que si el operador espera cinco minutos entre la aplicación del antibacterial de manos y la realización de la prueba de aliento, no hubo falsos positivos.

Estos resultados son consistentes con investigaciones previas que indicaron resultados similares, los cuales llevó a la recomendar del uso de guantes, a fin de disminuir el efecto del desinfectante de manos a base de etanol en las lecturas del alcoholímetro.

Los investigadores señalan que en prácticamente todas las jurisdicciones de Estados Unidos, existen restricciones para prevenir que los operadores del alcoholímetro entren en contacto con el alcohol, en cualquier forma o modo, durante los 15 o 20 minutos previos de realizar la prueba.

Al respecto, Brian Lutmer, autor principal del estudio, expresa: “Sería aconsejable capacitar a los oficiales sobre esta posibilidad y potencialmente actualizar las metodologías para la recolección de los resultados de las pruebas de alcoholemia.”

Los hallazgos obtenidos en estos experimentos, apuntan a la necesidad de ajustar las prácticas comunes, a fin de que las personas no terminen acusadas falsamente de estar intoxicadas.

Más en TekCrispy