Opioides Sensores Control Uso Analgesicos

Las últimas alarmas en la lucha contra la adicción a los opioides (opiáceos) pueden ser sensores incluidos en estos medicamentos que alertan a los médicos cada vez que sus pacientes toman una píldora. Estas ‘píldoras digitales’ aún no están en el mercado, pero un estudio ha demostrado que pueden ayudar a los médicos a controlar cómo los pacientes usan los analgésicos.

Al prescribir opiáceos, también conocidos como analgésicos narcóticos, equipados con radiotransmisores a los pacientes tratados con fracturas óseas, los investigadores rastrearon el uso de píldoras en tiempo real.

El equipo de investigación, dirigido por Peter Chai en el Hospital Brigham and Women’s de la Escuela de Medicina de Harvard, descubrió que la mayoría de los pacientes comenzaron a ampliar su dosis después de unos días y se detenían antes de que se les terminaran las píldoras.

Control de la adicción a los opioides

El estudio, que también fue publicado en la revista Anesthesia and Analgesia, afirma que prescribir demasiadas pastillas podría llevar a los pacientes a tomar más de lo que necesitan, o dejarles pastillas adicionales para venderlas. Por ello, darles a los investigadores una manera de rastrear cuántas píldoras usan realmente los pacientes, podría ayudar a los médicos a prescribir mejores recetas de opioides.

Estos opioides digitales también podrían ayudar a los médicos a detectar y detener el uso de drogas peligrosas a tiempo. Por lo general, los médicos no tienen forma de controlar el uso de estos medicamentos una vez que el paciente se va a casa con el frasco de píldoras, colocando la responsabilidad sobre estas medicinas nocivas en manos de los pacientes.

Chai deseaba saber si había una forma de detectar el mal uso de estos analgésicos a medida que evolucionaba el malestar del paciente. Si alguien comienza a tomar sus medicamentos recetados con más frecuencia, por ejemplo, podría significar que el dolor ha aumentado, o incluso que son más tolerantes con el medicamento y pudieran tomarlo de forma indebida.

Parásito presente en las heces de los gatos puede hacer que las personas adopten conductas riesgosas

Píldoras digitales

Ahí es donde entran las píldoras digitales, fabricadas por la empresa eTechRx, son cápsulas de gel que contienen el componente médico y un transmisor de radio del tamaño de una semilla de ajonjolí. Una vez que la píldora toca el estómago del paciente, la cápsula de gel se disuelve, liberando tanto la tableta de oxicodona como el transmisor.

El transmisor se enciende cuanto toca el ácido producido por el estómago y envía señales a un pequeño dispositivo a través de un parche pegado al abdomen del paciente. Este dispositivo envía un mensaje a una base de datos en la nube y le dice al médico que el paciente se ha tragado la pastilla. Finalmente, el expulsa el transmisor, sin ser necesario que lo devuelva.

El equipo envió a 15 pacientes que habían recibido tratamiento            para huesos rotos a casa con 21 de estas píldoras, junto con instrucciones para tomarlas durante una semana según fuera necesario. Los investigadores descubrieron que la mayoría de los pacientes disminuyeron su dosis de opioides por sí solos, y se detuvieron después de aproximadamente cuatro días, antes de terminar la semana completa.

Ninguno de los pacientes tomó las 21 píldoras, ya que de hecho, la mayoría tomó muchas menos, lo que significa que los médicos podrían enviar a personas lesionadas a casa con demasiados analgésicos que luego podrían venderse o ser mal utilizados. De igual forma, esta píldora digital reduciría los problemas respiratorios producto de utilizar estas pastillas opiáceas para evitar el dolor al dormir.

Todavía es muy pronto, pero Chai afirma que la próxima ronda de estudios utilizará una versión aún más sofisticada de estos detectores digitales de píldoras. Por supuesto, el paciente aún debe usar el dispositivo, ya que cuando lo olvidaron, los médicos quedaron igual de “ciegos” que antes.

Más en TekCrispy