Amish

La comunidad Amish está conformada por un grupo de feligresías de la iglesia cristiana tradicionalista, con orígenes anabautistas suizos. Son conocidos por llevar su vida simple, vestimenta sencilla y por rechazar el uso de la tecnología moderna.

Científicos de la Universidad de Northwestern han encontrado una mutación genética en la comunidad Amish del medio oeste de los Estados Unidos, que parece brindarles un efecto protector contra el envejecimiento biológico.

Científicos crean un esófago humano en laboratorio

El estudio incluyó la prueba de 177 miembros de la comunidad, que voluntariamente donaron su sangre y se sometieron a una variedad de pruebas que incluían ecocardiogramas, lecturas de la presión arterial, velocidad de la onda del pulso, evaluaciones de la función pulmonar y muestras de orina.

Los investigadores encontraron que las personas con una mutación en el gen SERPINE1, presentaron una vida promedio de 85 años, mientras que los miembros de la comunidad que no tenían la alteración genética, registraron un promedio de vida de 75 años. Además, fueron significativamente menos propensas a contraer diabetes, tenían niveles de insulina en ayunas, 30 por ciento menor, así como metabolismos más eficientes.

El autor principal del estudio, Dr. Douglas Vaughan, presidente de la Facultad de Medicina de la UN, señaló: “Estas personas no sólo viven más tiempo, sino que viven más sanas, lo que  considero es una forma deseable de envejecer”.

La proteína PAI-1 (inhibidor del activador del plasminógeno) parece ser clave en el envejecimiento de las células, y su expresión está influenciada por el gen SERPINE1.

Los Amish con la mutación de SERPINE1 presentan niveles muy bajos de PAI-1, que se sabe que está relacionado con el envejecimiento en animales, pero su efecto en humanos no ha sido esclarecido.

La consistencia de los beneficios antienvejecimiento observados, en múltiples sistemas del cuerpo en las personas que presentaron la mutación genética, sorprendió a los investigadores.

Estos consistentes hallazgos ha impulsado la asociación de la Universidad de Northwestern con la Universidad Tohoku de Japón, para desarrollar y probar un fármaco oral experimental, llamado TM5614, que inhibiría la acción de PAI-1, tal como en los Amish con el gen mutante.

Con este fármaco experimental, los investigadores pretenden recrear el efecto de esta mutación en las personas, con la esperanza de que pueda ofrecer protección contra las enfermedades relacionadas con la edad y aumentar la longevidad.

Termómetros inteligentes también usan tus datos para segmentar publicidad

El fármaco ha superado los ensayos de seguridad básicos y ahora está siendo probado en ensayos de fase 2 en Japón. La Universidad de Northwestern está buscando la aprobación de la FDA para comenzar un ensayo del fármaco, dentro de los próximos seis meses.

Hasta ahora, los datos experimentales son prometedores, ya que han mostrado que los bajos niveles de la proteína PAI-1, pueden proteger contra patologías similares al Alzheimer.

Más en TekCrispy