Científicos de la Operación IceBridge, una iniciativa de la NASA que está orientada producir una vista tridimensional sin precedentes de las capas de hielo árticas y antárticas, las plataformas de hielo y el hielo marino, así como el comportamiento de las características cambiantes del hielo de Groenlandia y la Antártida, han capturado imágenes en primer plano del gigantesco iceberg, que en julio se separó de una de las mayores plataformas flotantes de hielo en la Antártida.

Los científicos habían anticipado que el iceberg, conocido como A-68, se rompería desde la plataforma Larsen C, y en los últimos meses observaron el progreso de la grieta que se extendió por más de 160 kilómetros de largo.

Todo parece indicar que la fuga en la Estación Espacial Internacional fue un error humano

El investigador Nathan Kurtz, miembro de la Operación IceBridge, manifestó que están midiendo la cantidad de hielo que se está derritiendo desde la plataforma de hielo Larsen C, tanto arriba como debajo del agua, para tratar de predecir cómo se comportará la plataforma de hielo en el futuro.

Los investigadores recopilarán datos hasta finales de mes, a fin de rastrear los cambios en la cobertura de hielo de la Antártida, de modo tener una mejor comprensión de cómo interactúan las capas de hielo y el océano, y qué efecto pueden tener esas interacciones en el cambio climático.

Los instrumentos que utilizan los científicos incluyen sondas de radar que miden el espesor y capas de nieve y hielo, y una cámara infrarroja que mide la temperatura de la superficie.

Kurtz, que viajó a la Antártida a fines de octubre para observar de cerca el iceberg, comentó: “Me sorprendió, porque volé sobre el iceberg y parece que sigue siendo parte de la plataforma de hielo, en términos de lo grande que es y la textura de la superficie. Verlo completamente separado, ver este enorme bloque de hielo flotando allí, fue bastante impactante.”

Las plataformas de hielo son grandes y gruesas extensiones de glaciares flotantes que se han extendido desde la tierra. Por mucho tiempo han rodeado el continente antártico, pero ahora son vulnerables debido al calentamiento de la temperatura del aire y las aguas oceánicas, que pueden hacer que se adelgacen o colapsen.

Cuando lo hacen, el hielo detrás de ellos se libera para fluir más rápidamente hacia el océano, elevando los niveles del mar.

El lecho terrestre en Antártida se eleva a un ritmo inesperado —esta es la razón

Existe un debate sobre si el desprendimiento del iceberg puede atribuirse de manera directa al cambio climático. Los científicos no tienen todos los datos que necesitarían para mostrar lo que está sucediendo en el entorno de la plataforma de hielo flotante Larsen C, que se ve afectada no sólo por las temperaturas del aire por encima de ella, sino también por las temperaturas oceánicas debajo de ella.

Al respecto, Eric Rignot, investigador de la NASA y de la Universidad de California en Irvine, comentó que está convencido de la influencia del cambio climático y expresó: “Para mí no hay duda de que este evento no es parte de un ciclo natural, por lo que acción humana juega un rol critico en estos desprendimientos.”

Más en TekCrispy