En el marco de la reunión de la Sociedad de Neurociencia realizada en Washington, investigadores de la Universidad del Sur de California, informaron haber comprobado que al usar un implante, el cual estimula una región en el cerebro responsable del aprendizaje y la memoria, se puede mejorar el rendimiento en tareas de memoria hasta en un 30 por ciento.

Los autores de la investigación señalan que el implante simplemente imita lo que el hipocampo hace naturalmente. Al hacerlo, aumenta las capacidades de memoria de las personas.

El equipo implantó la prótesis de memoria en 20 voluntarios. Estas personas ya tenían electrodos en el cerebro para tratar su epilepsia, por lo que agregar el sistema adicional no requería un procedimiento adicional.

Las pruebas se realizaron en dos partes: primero se solicitó a los sujetos que participaran en una sesión de capacitación, donde se les asignaron tareas visuales de demora-coincidencia con muestra (DMS).

A cada participante se le mostraron imágenes en una presentación de muestra y más tarde debieron recordar las imágenes durante una fase de coincidencia, hasta 75 segundos después.

Luego, los investigadores modelaron las grabaciones neuronales de la sesión de entrenamiento, a fin de identificar las regiones que se activaron durante la tarea.

Posteriormente, en una segunda sesión, los investigadores usaron el implante para estimular los cerebros de los sujetos con descargas microeléctricas basadas en el modelo recién identificado.

El Dr. Dong Song, del Departamento de Ingeniería Biomédica de la USC y autor principal del estudio, manifestó: “Estamos escribiendo el código neuronal para mejorar la función de la memoria. Esto nunca se ha hecho antes.”

El implante fortalece las vías normales que usa el cerebro para crear una memoria. Cada vez que un estímulo del mundo exterior es recibido, una serie de complejas señales eléctricas viajan a través de varias regiones del hipocampo, el centro de la memoria del cerebro. A medida que pasa por esta región, el implante lo potencia y puede enviarse al repositorio de memoria a largo plazo.

Como resultado, estos estudios han producido un sistema protésico que restauraron la memoria relacionada con tareas DMS en roedores y primates no humanos, y ahora se extiende con éxito a la facilitación de la memoria en los seres humanos.

Además, el dispositivo podría tener aplicaciones para personas que sufren pérdida de la memoria a largo plazo, como los pacientes que viven con la enfermedad de Alzheimer. Al respecto, el Dr. Song comenta: “Todavía es muy temprano, pero es interesante que esa tecnología se esté desarrollando”.

Evidentemente, se requieren más pruebas antes de que el dispositivo pueda aprobarse como tratamiento para la demencia o el Alzheimer, pero si efectivamente puede ayudar a esos pacientes a recuperar, incluso parte de su función de memoria perdida, el impacto se sentiría no sólo por los propios pacientes, sino también en sus familias y en su entorno en general.