Compartir

Una investigación realizada de manera conjunta por investigadores de la Universidad de Oslo en Noruega y la Universidad de Monash en Australia, sugiere que la inflamación y flatulencia que muchas personas experimentan después de comer alimentos que contienen trigo, puede deberse a la sensibilidad al fructano, y no al gluten, como se cree comúnmente.

El fructano es un tipo de carbohidrato que se encuentra en el trigo y también en otros alimentos como la cebolla, el ajo y algunas otras verduras. Investigaciones previas encontraron un posible vínculo entre el fructano y los síntomas del síndrome del intestino irritable. Debido a eso, los investigadores se preguntaron si podría ser responsable de otros problemas digestivos menos problemáticos.

Encuentran vínculo entre la contaminación del aire y el mal comportamiento en adolescentes

Para averiguarlo, solicitaron la asistencia de 59 personas que se auto diagnosticaron con intolerancia al gluten; inicialmente se dividieron en tres grupos de manera aleatoria; a cada participante se le proveyó de una barra de cereal que, o bien contenía gluten, fructano o un placebo. Cada grupo consumió el alimento provisto y fueron instruidos de anotar cualquier síntoma que experimentaran.

Pasados 7 días, se intercambiaron las barras, y pasados los próximos 7 días, se volvieron a cambiar; de este modo todos los participantes, en cada semana, consumieron una barra de cereal diferente.

Posteriormente, los investigadores estudiaron los registros guardados por los voluntarios y descubrieron que sólo experimentaban las perturbaciones estomacales los que fueron provistos de las barras que contenían fructano;  las personas a quienes se les suministró barras con gluten y las barras de control, no presentaron ni inflamación, ni flatulencias.

Científicos están probando una vacuna universal contra la gripe

Según los investigadores, estos resultados sugieren que es el fructano y no el gluten, lo que está causando problemas intestinales generalizados. Esta es una distinción importante, porque algunas investigaciones recientes han encontrado que las personas que se colocan a sí mismas en una dieta libre de gluten, pueden tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La Dra. Gry Irene Skodje, del Departamento de Nutrición en el Instituto de Ciencias Médicas Básicas de la Universidad de Oslo y autora principal del estudio, comenta: “Tener sensibilidad al gluten se ha convertido en una especie de tendencia: algunas personas, hasta un 13 por ciento de la población, experimentan inflamación después de comer alimentos que lo contienen, y debido a eso, buscan alimentos como pan y pasta sin gluten. Sin embargo, en nuestro estudio demostramos que para evitarse la alteración estomacal, en vez de buscar alimentos sin gluten, lo que deben buscar es alimentos sin fructanos.”

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.