Bce Criptomonedas Sistema Fiat

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vitor Constancio, ha dicho que las criptomonedas nunca reemplazarán el sistema fiduciario, mejor conocido como sistema fiat.

Según un informe de Reuters, Constancio dijo que son un “nombre inapropiado” y que no son más que una mercancía utilizada como activo especulativo. Si bien admitió que tenían algún uso, esto fue solo en “circunstancias muy especiales”, como en países que se encontraban en una crisis económica. El funcionario se mantuvo firme en su posición de que el sistema fiat puede verse afectado por estos activos, declarando:

Las llamadas criptomonedas privadas nunca pueden prevalecer como sustitutos legales del dinero.

El mercado de estos activos ha estado experimentando un aumento en su valoración en las últimas semanas. A principios de esta semana, se informó que el Bitcoin había alcanzado un nuevo récord histórico en su precio de US$ 7.800 por unidad, después de que Mike Belshe, CEO de BitGo, anunciara que la bifurcación de SegWit2x había sido suspendida.

Con un mercado de las criptomonedas en constante crecimiento, los bancos centrales las están estudiando más de cerca para determinar la amenaza potencial a la que se enfrentan. Curiosamente, en julio, el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que las criptomonedas representaban una “pequeña amenaza” para la economía. En ese momento afirmó que no existía evidencia de que la economía se haya fortalecido significativamente gracias a las criptomonedas.

A pesar de dicha afirmación, Draghi también aseguró que podía existir una acumulación de riesgos de las criptomonedas en el futuro, sin embargo, el actual presidente del organismo dijo que estos activos no eran lo suficientemente maduros como para regularlos.

A pesar de que el presidente del BCE no cree que las monedas digitales representen una amenaza para el sistema financiero, Constancio está advirtiendo a los bancos centrales para que no las respalden. Según el funcionario, la posibilidad de que una criptomoneda esté abierta para todos los ciudadanos, es realmente perjudicial, incluso diciendo que sería una opción radical que podría terminar con la banca tal y como la conocemos.