La retina de la mayoría de los vertebrados se clasifica como dúplex, conformada por los fotorreceptores: varilla y cono. Cada tipo de fotorreceptor difiere en morfología y función, lo que permite a los animales cambiar entre los dos sistemas y así mantener la visión durante la mayor parte del período diario (24 horas). Las varillas, median la visión en condiciones de luz tenue, mientras que los conos median la discriminación de la visión y el color en entornos con luz brillante.

Pero una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Queensland, ha encontrado un nuevo tipo de célula en el ojo de un pez de aguas profundas; el descubrimiento abre un nuevo y amplio margen de comprensión sobre la visión en una variedad de condiciones de luz.

Investigadores descubren cómo ralentizar el envejecimiento

El nuevo tipo de célula ocular fue descubierto en el pez perla de profundidad (Maurolicus spp.), una espécimen que cuenta con un sistema visual inusual adaptado para las condiciones de penumbra.

La Dra. Fanny de Busserolles, del Instituto Cerebral de Queensland y autora principal del estudio, aclara que la retina de la mayoría de los animales vertebrados, incluidos los humanos, contiene dos tipos de fotorreceptores: varillas para visión con poca luz y conos para visión diurna; cada uno con diferentes proteínas sensibles a la luz.

Los peces que viven a profundidades marinas inferiores a 200 metros, generalmente sólo están activos en la oscuridad, por lo que la mayoría de las especies han perdido todos sus conos en favor de varillas sensibles a la luz. Pero los peces perlas difieren, ya que en su mayoría, están activos al anochecer y al amanecer, cerca de la superficie del agua, donde los niveles de luz son intermedios.

Anteriormente se pensaba que las perlas tenían retinas compuestas enteramente de varillas, pero el nuevo estudio ha descubierto que este no es el caso. La Dra. Busserolles, contextualiza: “Los humanos usamos nuestros conos durante el día y nuestras varillas durante la noche, pero durante el crepúsculo, aunque no es ideal, utilizamos una combinación de ambos.”

Los peces perlas, al estar activos principalmente durante el crepúsculo, han desarrollado una solución completamente diferente. En lugar de utilizar una combinación de varillas y conos, combinan aspectos de ambas células en un tipo de fotorreceptor único y más eficiente.

Esta es la razón por la que nuestra piel envejece

Los investigadores descubrieron que las células, que denominaron “conos tipo varilla” por su apariencia bajo el microscopio, se ajustaron perfectamente a las condiciones de luz específicas de estos peces.

Los autores del estudio expresan que la investigación mejora la comprensión de cómo los diferentes animales ven el mundo y cómo la visión podría haberlos ayudado a conquistar incluso los entornos más extremos, incluido el mar profundo.

Más en TekCrispy