Las explosiones de estrellas, eventos conocidos como supernovas, han sido observadas miles de veces y en todos los casos marcaron la muerte de la estrella. Pero recientemente, un equipo internacional de astrónomos ha hecho un insólito descubrimiento: una estrella que se niega a dejar de brillar.

La estrella, que se encuentra a mil millones de años luz de distancia, en la constelación de la Osa Mayor, ha explotado varias veces desde 1954. Es la primera vez que los astrónomos han visto explotar la misma estrella una y otra vez. La notable excepción descubierta por los investigadores, desafía las teorías existentes sobre estas catástrofes cósmicas.

El curioso incidente salió a la luz luego de que los astrónomos detectaron una supernova con el telescopio iPTF de San Diego, California, en septiembre de 2014. Al principio, la estrella no presentaba mayor interés, pero las observaciones realizadas cuatro meses después mostraron que, en vez de atenuarse como se esperaba, la supernova se había vuelto más brillante.

Cuando las estrellas explotan al final de sus vidas, pueden resplandecer con el brillo de 100 millones de soles durante aproximadamente tres meses, antes de desvanecerse en la oscuridad. Sin embargo, la supernova observada en 2014, llamada iPTF14hls, resplandeció durante más de dos años, durante los cuales su brillo aumentó y disminuyó al menos cinco veces.

Una explosión previa parece haber sucedido en 1954, cuando se detectó un estallido de luz desde el mismo lugar. Los cálculos del grupo muestran que hay un 95% a 99% de posibilidades de que sea la misma estrella.

El astrónomo del Observatorio Las Cumbres en California, Iair Arcavi, comenta: “Esta es la supernova más extraña que hemos visto. Es la primera vez que vemos explosiones múltiples en el mismo lugar. No hay una teoría conocida que explique lo que hemos observado.”

Los astrónomos descartaron las teorías de supernova más comunes, pero encontraron una que explicaba el extraño comportamiento de la estrella. Según el “modelo de inestabilidad de pares pulsátiles”, las estrellas con masas de al menos 100 soles, pueden explotar varias veces antes de morir, y cada explosión envía grandes cantidades de material al espacio.

Ocasionalmente, el material que se aleja de la estrella puede alcanzar al material expulsado más antiguo y producir brillantes destellos de luz al colisionar. Al respecto, Arcavi expresa: “Esta teoría no brinda una explicación que satisfaga del todo, pero es la única que se acerca”.

Luego de evidenciar la particularidad de esta estrella, los astrónomos recurren a instrumentos más grandes para ver el desvanecimiento de la supernova, y pronto será observada con el telescopio espacial Hubble.

Entender la supernova, podría dar indicios sobre la evolución de las estrellas y el nacimiento de ciertos tipos de agujeros negros. Por ahora, el particular comportamiento de esta estrella ofrece a los astrónomos su mayor emoción: algo que no entienden.

Más en TekCrispy