Sms

Los ciudadanos de Australia son víctimas de un nuevo malware que se transmite por mensajería instantánea. El mismo es un fraude de minería de bitcoins. El mensaje hace creer que el usuario en cuestión ha recibido una suma de bitcoins gratis que pueden recolectarse accediendo a una URL.

Lo que ocurre es cuando los usuarios acceden al link, el USR hackea el poder de procesamiento del dispositivo del usuario para hacer minería sin consentimiento previo de la persona en cuestión.

Este tipo de fraude es más fácil de obtener víctimas pues, por lo general los usuarios confían en que la información que reciben en sus móviles y por ende suelen acceder a links de forma más directa que cuando reciben un email sospechoso o cuando una página los redirecciona a sitios web no confiables.

Muchos australianos están fallando en mantener medidas de seguridad básicas en sus teléfonos inteligentes. Son pocas las personas que se encargan de tener apps o plugins que se encarguen de de filtrar páginas sospechosas, y mucho menos son los que se encargan de tener algún tipo de SafeGuard en sus celulares.

Australia es uno de los países que posee una postura bastante clara con respecto a los criptoactivos, y se han mantenido muy consistentes hasta ahora. En el año 2015, el Banco Central informó a través de dos de sus representantes que el senado del país sentía que regular el dinero digital y la tecnología Blockchain no era algo que veían beneficioso.

Los hackeos para establecer operaciones de minería en dispositivos de usuarios es un asunto que ha venido creciendo en los últimos meses. Ya se sabe que en el caso de las páginas web las páginas que usan los ordenadores para minería son, en su mayoría aquellas que se encargan de fomentar la descarga de archivos, pero también hay páginas de entretenimiento y de noticias que se han visto involucradas en estas acciones.