Esim

eSIM es un término relativamente nuevo en el mundo de los smartphones, que significa “SIM integrado” escrito de forma abreviada. Como el nombre lo indica, este tipo de tarjeta SIM está incrustada en la placa del dispositivo móvil y pronto se podría convertir en la nueva modalidad de los próximos teléfonos.

El eSIM es compatible con las operadoras más populares y podrá reprogramarse si se desea cambiar de una a otra.

El Apple Watch 3 y el Google Pixel 2 son los primeros dispositivos en usar las eSIM, pero también se ha incluido en otros rubros como el automovilismo y electrodomésticos.

Ventajas de usar un teléfono con eSIM

Aunque parece más fácil cambiar de SIM y que el mismo teléfono detecte la operadora al instante, usar eSIM supone muchas bondades, entre las que destacan:

  • Mejor diseño: seguramente, los diseñadores se las ingeniarán para crear teléfonos más sofisticados, sin bordes, ahora que no es necesario retirar la tapa trasera para remover la SIM o batería, por lo que, serían más atractivos a la vista.
  • Disponibilidad de red para personas que cambian de país por viaje: al no tener que comprar una tarjeta SIM de una operadora específica, sino que con la eSIM solo se tendría que llamar a la compañía telefónica y solicitar la conexión, este costo se puede reducir.
Desarrollan tarjeta SIM que redirige todo el tráfico móvil a través de la red Tor

Desventajas

Es muy importante que todas las operadoras admiran las eSIM para que todos podamos dar el paso siguiente al cambio, sobre todo aquellos que viajan constantemente por trabajo.

También suponemos que los próximos dispositivos con eSIM, con todas las características de hardware que representa esta tecnología, quizás tengan un costo algo elevado, como de hecho ocurre con el Google Pixel 2.

De cualquier forma, es probable que, en los años siguientes, leer que un teléfono posee eSIM no será algo sorpresivo.

Más en TekCrispy