Los inhibidores de la bomba de protones (PPI, por sus siglas en inglés) son fármacos que reducen la producción de ácido gástrico, al bloquear la enzima en la pared del estómago que lo produce; estos medicamentos son utilizados frecuentemente para al tratamiento de acidez, úlceras esofágicas y estomacales, entre otras afecciones, por lo que su uso es muy popular.

Pero un estudio realizado por investigadores del Colegio Universitario de Londres y la Universidad de Hong Kong, revela que el uso prolongado de estos medicamentos, aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer gástrico.

Monsanto apela veredicto en su contra por herbicida con glifosato

Los investigadores examinaron la correlación entre el uso de PPI y el cáncer gástrico entre los sujetos infectados con Helicobacter pylori (HP) que habían recibido terapia.

El estudio incluyó un total de 63.397 pacientes tratados por infección con la bacteria HP. Aproximadamente 3.271 de ellos tomaron PPI y los 21.179 restantes tomaron antagonistas del receptor de histamina 2, que son tipos de controladores de ácido.

Los sujetos recibieron una prescripción ambulatoria de terapia triple basada en claritromicina, un fármaco utilizado para tratar la bacteria HP, entre 2003 y 2012.

Los resultados mostraron que entre las 63,397 personas, 153 de ellas han adquirido cáncer gástrico. Y los que tomaron prolongadamente medicamentos PPI, duplicaron el riesgo de desarrollar cáncer, en comparación con los que tomaron bloqueadores H2.

Los investigadores encontraron que el 0.24 por ciento de los sujetos desarrollaron cáncer gástrico durante una mediana de seguimiento de 7.6 años. El uso de PPI se correlacionó con un riesgo elevado de cáncer gástrico, mientras que el uso de antagonistas del receptor de histamina 2, no se asoció con un aumento del riesgo de desarrollar cáncer.

La duración del uso de PPI se correlacionó con un mayor riesgo; para más de un año: 5,04 %; más de dos años: 6,65 %; más de tres años: 8,34%.

El estudio es observacional y no puede demostrar que los medicamentos PPI causen cáncer gástrico; sólo determina que existen asociaciones. Aun así, los PPI se consideran seguros, pero su uso a largo plazo debe ser advertido.

Un gen podría ser el responsable de esta forma mortal de leucemia

Los autores de estudio explican que si bien los PPI son de los medicamentos más comúnmente utilizados para tratar el reflujo y la dispepsia, los médicos deben tener precaución cuando los prescriban a largo plazo.

El Dr. Wai Keung Leung, profesor de gastroenterología en la Universidad de Hong Kong y autor principal del estudio, señala: “Incluso después de la erradicación de H. pylori, los riesgos de cáncer persisten con los PPI; sin embargo, el riesgo absoluto no es alto. No deseamos desalentar a las personas que dejen de tomar estos medicamentos cuando sea necesario, ya que muchos se benefician de ellos.”

Más en TekCrispy