Censura En Rusia

Según un informe inédito publicado por The Associated Press (AP), los hackers rusos que pusieron de cabeza a los políticos estadounidenses durante las pasadas elecciones presidenciales de 2016, tenían ambiciones mucho más allá de la campaña de Hillary Clinton, dirigiéndose a correos electrónicos de funcionarios ucranianos, figuras de la oposición política rusa, agentes de defensa de Estados Unidos y miles de personas de interés político para el Kremlin.

La lista ofrece la evidencia más detallada hasta el momento de la estrecha vinculación entre los hackers y el gobierno ruso, exponiendo una operación que se remonta años atrás y trató de acceder a la bandeja de entrada de al menos 4.700 usuarios de Gmail en todo el mundo, desde el representante del Papa en Kiev hasta la banda de punk Pussy Riot, en Moscú.

¿Evidencia sólida?

Los hallazgos de AP consisten en una base de datos de 19.000 enlaces maliciosos recopilados por la firma de seguridad informática Secureworks, decenas de correos electrónicos no autorizados y entrevistas con más de 100 objetivos de ataques informáticos.

Secure Works obtuvo estos datos después de que un grupo de hackers llamado Fancy Bear, accidentalmente expuso parte de su operación de phishing en Internet. La lista reveló una conexión directa entre los hackers y las filtraciones que sacudieron la contienda presidencial en sus etapas finales, sobre todo los correos privados del presidente de la campaña de Clinton, John Podesta.

El tema de quién hackeó a los demócratas vuelve al centro de atención, luego de que el pasado lunes se pudo conocer que un funcionario de la campaña de Donald Trump, llamado George Papadopoulos, fue informado a principios del año pasado que los rusos tenían ‘algo sucio’ sobre Clinton, incluyendo miles de correos electrónicos. A pesar de que el Kremlin negó esta afirmación, la lista proporcionada por AP ofrece poderosas pruebas de que Rusia estuvo involucrada en este hecho.

La lista de Secureworks abarca el período comprendido entre marzo de 2015 y mayo de 2016, y los objetivos identificados comprendían a Estados Unidos, Ucrania, Georgia, Siria y Rusia. Solamente en Estados Unidos, los hackers de Fancy Bears intentaron acceder a 573 bandejas de entradas de correo electrónicas, entre las que destacan las de los siguientes personajes estadounidenses:

  • John Kerry, Secretario de Estado.
  • Colin Powell, ex Secretario de Estado.
  • Philip Breedlove, General de la Fuerza Aérea.
  • Wesley Clark, General del Ejército.

Por su parte, el presidente Donald Trump ha dicho que los hackeos pudieron haber sido ejecutados por “alguien sentado en su cama que pesa 400 libras”, pero la cantidad de esfuerzo en esta hazaña demuestra que ese no es el caso.

50 países firman pacto de ciberseguridad, salvo EE.UU., Rusia y China

Esta noticia es revelada en medio de una polémica dentro del sector tecnológico, debido a la vinculación entre una agencia rusa y una serie de anuncios que fueron publicados en Facebook, Twitter y Google, y cuyo contenido favorecía al entonces candidato Trump. Facebook reveló recientemente que más de 126 millones de personas vieron dichos anuncios.

Más en TekCrispy