Assassins Creed

El nuevo juego de Assassin’s Creed no ha llegado sin causar algo de polémica y es que el nuevo Sistema de Protección de Derechos Digitales (o DRM) ha causado molesta en los fanáticos, quienes han culpado a esta nueva modalidad de ser quien empeore el rendimiento del título, además de lograr una carga de hasta un 40% en el CPU. Ubisoft ha escuchado las quejas de los seguidores del juego en PC y ha negado que el sistema cause algún problema.

Mediante Steam, la compañía desarrolladora del título se pronunció al respecto con un mensaje, en el cual aseguran que “las soluciones antipiratería implementadas en la versión Windows PC de Assassin’s Creed Origins no tienen efecto perceptible en el rendimiento del juego”.

Parte del comunicado de Ubisoft reza lo siguiente: “Assassin’s Creed Origins utiliza al máximo los requisitos mínimos y recomendados de PC para asegurar un rendimiento estable de 30fps. Estamos comprometidos a asegurar la experiencia más óptima posible para todos, y aconsejamos a los jugadores que encuentren problemas de rendimiento contactar con el soporte por una posible solución existente o contactar con nosotros para explicar mejor sus problemas y así resolverlos”.

Los sistemas de protección de Denuvo son muy utilizados por la compañía debido a que ayuda a proteger los títulos de la piratería, sin embargo, el DRM, según los jugadores, ocasiona una desmejora en el rendimiento de los títulos. Dishonored 2 y Rime fueron títulos que presentaron este mismo problema ante el DRM, siendo eliminado de este último.

Assassin’s Creed: Origins llegó finalmente el pasado 27 de octubre y nos llevará al antiguo Egipto, donde encarnaremos a un Medjay llamado Bayek, quien será uno de los fundadores de la Hermandad de los Asesinos y mediador entre los eventos que involucran a Cleopatra, Ptolomeo XIII y a Julio Cesar. El juego se encuentra disponible para PS4, Xbox One y PC.

Más en TekCrispy