Después de que Einstein vinculó el tiempo con el espacio, instituyendo la noción de espaciotiempo, renació en la comunidad científica el sueño de poder desplazarse temporalmente. En este sentido, y a pesar de las dificultades de investigar a fondo cómo funciona el tiempo, los físicos han encontrado argumentos científicos que respaldan la idea de realizar el anhelado viaje temporal.

En el marco del Brain Bar Budapest, un festival enfocado a tratar temas científicos, el físico de partículas del Gran Colisionador de Hadrones del CERN, James Beacham, expuso las posibles formas, y el potencial logístico y técnico, que supondría realizar un viaje en el tiempo.

La primera opción sería a través de los agujeros de gusano. De acuerdo con la teoría de la relatividad general de Einstein, un agujero de gusano podría actuar como un puente a través del espaciotiempo conectando dos puntos distantes con un atajo.

Según la teoría, ciertos tipos de agujeros de gusano podrían permitir viajes en el tiempo en cualquier dirección, pero hay varias advertencias al respecto; inicialmente, el simple hecho de que necesitaríamos un método para crear agujeros de gusano, y una vez creado, sólo permitiría viajar en el tiempo desde el momento en que fue creado.

Otra opción para viajar en el tiempo, explicó Beacham, implica un fenómeno llamado dilatación del tiempo, también basado en las teorías de la relatividad de Einstein. Se refiere a la idea de que el tiempo pasa más lentamente para un reloj en movimiento, que para un reloj estacionario.

Si físicamente se pudiera viajar al 95% de la velocidad de la luz, el transcurrir del tiempo disminuiría drásticamente. Teóricamente, unos momentos de este veloz viaje, sería equivalente a cientos o miles de años terrestres, logrando a través de la velocidad, un desplazamiento temporal.

La fuerza de la gravedad también afecta el transcurrir del tiempo; esto se debe a que el tiempo se ralentiza para los objetos que se encuentran cerca de campos gravitacionales fuertes.

La Gran Pirámide de Giza podría enfocar enérgica electromagnética en sus cámaras, afirma estudio

Si fuera posible acercarse a un agujero negro, la increíblemente fuerza gravitatoria, haría que el tiempo transcurriera significativamente más lento. Similar al viaje cercano a la velocidad de la luz, estar unos instantes cerca de un agujero negro supermasivo, representaría el transcurso de cientos de años terrestres.

Existen otras teorías que plantean la posibilidad de realizar viajes temporales, como usar rayos de luz circulantes, la tunelización cuántica y las hipotéticas cadenas cósmicas.

Sin embargo, Beacham advierte que el hecho que algo sea teóricamente posible no significa que sea técnicamente factible. Al menos no todavía. Actualmente no podemos hacer agujeros de gusano, ni podemos viajar cerca de la velocidad de la luz. Pero existe la esperanza de que podamos lograr estas cosas en un futuro muy cercano.

Más en TekCrispy