Iphone X Lector Huellas Apple

Desde que el primer rumor sobre el iPhone X llegara a hacerse viral hace más de un año, siempre se dijo que la tecnología Touch ID, que consiste en un lector de huellas dactilares, estaría presente en el nuevo terminal de Apple.

Para sorpresa de muchos, esta alternativa de desbloqueo, que fue incorporada en 2013 al iPhone 5s, no estaba presente en el iPhone X. En vez de ello, Apple decidió revolucionar el sector de la tecnología móvil con un sensor de reconocimiento facial, el cual ha afirmado, siempre fue su primera y única opción para el desbloqueo del dispositivo que será puesto a la venta el próximo viernes.

¿Touch ID o Face ID?

Muchos han afirmado que la eliminación de Touch ID, es un error por lo arraigado que ya estaba en el iPhone, ya que incluso la compañía había perfeccionado este sistema durante años. Sin embargo, otros piensan que la ausencia del lector de huellas les permite ganar más espacio en la zona inferior del terminal, ya que de hecho, dicho espacio supone un atractivo extra para su venta.

A pesar de que Touch ID es una tecnología aceptable, segura, rápida e intuitiva, lo cierto es que Face ID supone el refuerzo de estas características, además de que es una alternativa más ‘natural’, ya que a través de ella solo necesitarás mirar el móvil para desbloquearlo.

El principal reto de Apple

Si tenemos en cuenta los avances tecnológicos de la actualidad, la tecnología de reconocimiento facial llegaría a Apple tarde o temprano, sin embargo, que haya sido incluido con motivo de su décimo aniversario, dice mucho de la obsesión de la compañía de tomar riesgos e ir un paso adelante con respecto de la competencia.

El vicepresidente de Ingeniería de Hardware de la compañía de Cupertino, Dan Riccio, ha afirmado en declaraciones al sitio web TechCrunch que el reemplazo de Touch ID por Face ID, ha sido uno de los retos más fuertes de Apple.

Asimismo, desmintió que Apple estuviese intentando en algún momento incorporar el lector de huellas en la pantalla o en la zona trasera del dispositivo, debido a que esto impediría que la tecnología Face ID funcionara de manera óptima y con la calidad esperada. En concreto, ambas tecnologías no podrían haber coexistido dentro del iPhone X.

Más en TekCrispy