Inteligencia Artificial Detecta Suicidas

Según informes recientes, el suicidio es la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 34 años en Estados Unidos. En este sentido, el sector de la medicina cuenta con muy pocos recursos para identificar a los afectados que estén en riesgo. Según un artículo publicado en la revista en línea Nature Human Behavior, los científicos han desarrollado un nuevo método basado en Inteligencia Artificial (IA) que podría ayudar a identificar a las personas con tendencias suicidas.

El documento revela que los investigadores estudiaron a 34 adultos, de los cuales, 17 tenían pensamientos suicidas y 17 no tenían ningún tipo de perturbación. Cada uno de ellos fue sometido a un escaneo cerebral mediante una resonancia magnética, mientras se les mostraban tres listas de 10 palabras cada una, las cuales estaban divididas en: Palabras relacionadas con el suicidio (muerte, angustia, fatal); pensamientos positivos (inocencia, bondad, despreocupado); y pensamientos negativos (culpable, aburrimiento, maldad).

Los autores del estudio posteriormente utilizaron redes neuronales mapeadas con anterioridad que mostraban los patrones cerebrales basados en emociones como ira o vergüenza. En este sentido, a través de seis de las palabras fueron encontradas cinco ubicaciones en el cerebro para diferenciar a los pacientes suicidas de los que no lo eran.

Google desactiva las sugerencias inteligentes de Gmail para evitar conflictos de género

Únicamente a través de dichas ubicaciones y las palabras, los investigadores lograron entrenar una red neuronal (IA) que pudo identificar de forma correcta a 15 de las 17 personas con tendencias suicidas y 16 de las 17 que no tenían estos síntomas. Posteriormente, los investigadores clasificaron en dos grupos a los individuos con pensamientos suicidas: los que habían intentado suicidarse (9), y los que no (8), entrenando nuevamente la IA, que esta vez identificó correctamente a 16 de las 17 personas.

Los resultados arrojaron permitieron concluir que los pacientes con estabilidad mental y los que tenían pensamientos suicidas tuvieron reacciones distintas ante las palabras. Por ejemplo, cuando se les mostró la palabra “muerte” a los participantes suicidas, la zona de “vergüenza” de sus cerebros se iluminó con más intensidad que la de las personas sanas. Lo mismo ocurrió cuando se les mostró la palabra “problemas”, la cual causó mayor actividad en la zona de “tristeza”.

Este es el más reciente esfuerzo por conducir a la IA al sector de la medicina psiquiátrica. Los investigadores han trabajado en proyectos con esta tecnología que van desde analizar resonancias magnéticas para predecir los trastornos depresivos, hasta detectar el TEPT mediante los patrones de habla de los individuos.

Más en TekCrispy