Reino Unido Bancos Empresas Blockchain

El regulador financiero del Reino Unido, la Financial Conduct Authority (FCA), ha acusado a las instituciones financieras del país de no prestar sus servicios financieros a las nuevas empresas de tecnología basadas en Blockchain. Estas evaluaciones han sido publicadas en un nuevo informe que examina el resultado del proyecto de regulación para este mercado, un año después de su lanzamiento.

La FCA afirma que ha sido testigo de la denegación de servicios bancarios de primera mano a varias empresas relacionadas a la tecnología Blockchain. Los obstáculos han sido puestos a las empresas que desean aprovechar esta tecnología para incursionar en el sector de los pagos, o convertirse en operadores de comercio electrónico.

Según la FCA, los bancos han aplicado estas medidas como estrategias comerciales, entre otros factores. Además, destaca su preocupación por las negativas generales hacia las compañías Blockchain que solicitan servicios financieros a estos bancos. Esto, inevitablemente podría conducir una competencia deficiente en ciertos mercados, ya que las prácticas bancarias actuales plantean riesgos a la innovación.

La institución aseguró además, que si las empresas vinculadas a Blockchain no pueden proteger sus cuentas bancarias, probablemente no puedan cumplir con ciertas condiciones de autorización, y por ello, no podrán ingresar al mercado, ni siquiera para entrar en las pruebas de regulación del Reino Unido para estos proyectos. Recordemos que este organismo publicó recientemente una advertencia sobre las ICOs vinculadas a este tipo de compañías tecnológicas.

Por otra parte, la FCA afirma que la base del argumento por el cual los bancos e instituciones financieras se han negado a proporcionar sus servicios a las compañías Blockchain, radica en los aparentes riesgos de lavado de dinero asociados a esta tecnología. La FCA rechazó este argumento, diciendo que no era suficiente para eliminar tales riesgos, al tiempo que asegura que la institución trabaja para asegurar el ecosistema financiero del Reino Unido ante estos esquemas delictivos.