Reducir el consumo mundial de energía generada por combustibles fósiles, requerirá el desarrollo de tecnologías de generación de energía renovable innovadoras y rentables. Sólo el 1,5 por ciento de la demanda de electricidad en todo el mundo se produce mediante energía solar, que representa una de las alternativas más atractivas para sustituir las fuentes energéticas hasta ahora utilizadas.

Han sido varias las propuestas orientadas a aprovechar el recurso solar, pero recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Michigan, desarrolló de un concentrador solar luminiscente transparente, que cuando se coloca en una ventana, crea energía solar sin interrumpir la vista.

El material delgado, parecido al plástico, se puede utilizar en edificios, ventanas de automóviles, teléfonos celulares u otros dispositivos con una superficie clara. El sistema de recolección utiliza moléculas orgánicas para absorber las longitudes de onda invisibles de la luz solar.

Los investigadores pueden ajustar estos materiales para captar sólo las longitudes de onda ultravioleta e infrarrojo, que luego convierten esta energía en electricidad.

El profesor Richard Lunt, del Departamento de Ingeniería Química y Materiales Científicos de la MSU y autor principal del estudio, expresa: “Las células solares altamente transparentes representan una nueva tendencia para las aplicaciones solares. Analizamos su potencial y demostramos que estos dispositivos pueden proporcionar un potencial de generación de electricidad similar a los paneles de azotea solar, a la vez que proporcionan funcionalidad adicional para mejorar la eficiencia de edificios, automóviles y dispositivos electrónicos móviles”.

En términos de potencial de electricidad en general, sólo en Estados Unidos se estima que hay entre 5 mil a 7 mil millones de metros cuadrados de superficie de vidrio. Si esa cantidad de vidrio pudiera ser reemplazada con la nueva tecnología solar transparente, se podría generar alrededor del 40 por ciento de la demanda de energía del país; un potencial equivalente al de las unidades solares en la azotea. El despliegue conjunto de ambas tecnologías, podría cubrir la demanda energética, de manera eficiente y limpia.

Los autores del estudio señalan que las aplicaciones solares altamente transparentes registran eficiencias por encima del 5 por ciento, mientras que los paneles solares tradicionales suelen tener entre un 15 y un 18 por ciento. Aunque las tecnologías solares transparentes nunca serán más eficientes que los paneles opacos, pueden acercarse y ofrecer el potencial para ser aplicadas a una mayor superficie adicional.

En definitiva, esta tecnología ofrece una ruta prometedora para la generación de energía solar de bajo costo y aplicable en superficies grandes y pequeñas que anteriormente eran inaccesibles.