Somniloquia

Se trata de un trastorno que se distingue por hablar durante el sueño de manera inconsciente. Estas expresiones pueden implicar diálogos o monólogos complicados, una completa galimatía o murmuraciones. La buena noticia es que para la mayoría de las personas es una ocurrencia rara y efímera; cualquiera puede experimentar hablar dormido, pero la condición es más común en hombres y niños.

Las personas que hablan dormidas por lo general no son conscientes de su comportamiento; por lo tanto, sus voces y el tipo de lenguaje que usan, pueden sonar diferentes a su discurso de vigilia. Hablar dormido puede ser espontáneo o inducido por una conversación con el durmiente.

Poco se sabe sobre el contenido del habla del sueño; algunas conversaciones no tienen ningún sentido, mientras que otras pueden estar relacionadas con eventos pasados, experiencias y relaciones, que ya no tienen relevancia actual o impacto emocional.

Aunque físicamente no representa ningún daño, hablar dormido puede causar vergüenza y molestias a un compañero de cuarto, o ser perturbador en situaciones de sueño grupal. Debido a esto,  las personas que sufren de somniloquia no suelen dormir lejos de casa.

Hablar dormido es un trastorno que puede originarse por estrés, depresión, falta de sueño, somnolencia diurna, fiebre y abuso de sustancias. La somniloquia puede estar acompañada de otros trastornos del sueño tales como  pesadillas, confusiones, apnea del sueño y trastorno del comportamiento del sueño REM.

¿De dónde proviene el agua de nuestro planeta?

Estas alteraciones pueden ocurrir durante cualquier etapa del sueño. Cuanto más ligero es el sueño, más entendible es el habla; en la primera y segunda etapa del sueño, las personas pueden tener conversaciones enteras, mientras que en las etapas 3 y 4, el habla puede limitarse a gemidos y galimatías. Los síntomas pueden variar en gravedad y duración.

Por lo general, no es necesario ningún tratamiento. Sin embargo, si una persona habla dormida de manera persistente durante un período prolongado, se recomienda una visita al médico. Puede haber una explicación médica subyacente, como un trastorno del sueño no diagnosticado, ansiedad o estrés debilitantes.

Más en TekCrispy