Conversar con los niños sobre la muerte constituye un tema que resulta desafiante, debido a la incertidumbre, la ansiedad, el miedo al envejecimiento y las incógnitas relacionadas con el hecho inevitable de morir.

De acuerdo a un estudio realizado en la Universidad de Buffalo, utilizar las producciones cinematográficas como un método para impulsar estas conversaciones difíciles, pero importantes, puede ser de gran provecho.

Las películas ofrecen narración de historias con efectos audiovisuales, sumergiendo a los espectadores en la narrativa. Los largometrajes permiten a los individuos explorar sus propios sentimientos, al conectarse con los personajes y al observar experiencias, que de otro modo serían difíciles de comprender. Al hacerlo, las audiencias aumentan la conciencia y amplían la perspectiva personal.

La Asociación para la Psicología Natural sostiene que la personalidad, el desarrollo emocional, social y cognitivo de los niños, está influenciado por las películas infantiles que ven.

Aunque estas películas pueden ser divertidas, inspiradoras y edificantes, incluyen la tragedia como un componente significativo en sus tramas. Un estudio reciente halla que las películas infantiles están llenas de muerte, encontrando que dos tercios de ellas contenían al menos la muerte de un personaje importante dentro de la trama.

La muerte de la mamá de Bambi, Mufasa de “El Rey León”, Ellie en “UP”  y los padres de Anna y Elsa en “Frozen”, representan momentos potencialmente impactantes para el público joven y brindan oportunidades críticas, para que los adultos discutan los problemas del final de la vida con los niños y tratar de hacerlos entender el concepto de muerte.

La profesora Kelly Tenzek, del Departamento de Comunicación de la UB y coautora del estudio, expresa: “Estas películas se pueden utilizar como iniciadores de conversaciones para temas difíciles y a menudo tabúes como morir y la muerte.”.

El estudio tomó como base en una investigación realizada en 2005, sobre representaciones al final de la vida en 10 películas de Disney y Pixar, en la que se distinguió el estado del personaje, como antagonista o protagonista; causa de la muerte; si la muerte fue presentada en película o implícita; las reacciones de otros personajes; y si la muerte, en el contexto de la trama de la película, fue permanente o reversible.

En el estudio actual, esa plantilla fue ampliada a 57 películas, arrojando algunos temas generales sobre los cuales basar una discusión con los niños. Algunas de las representaciones de la muerte no son realistas, como cuando el personaje revive o regresa de forma alterada, lo que representa una oportunidad para que un niño comprenda mejor la diferencia entre la ficción y la vida real.

La forma en que los personajes representan sus respuestas a la muerte puede ayudar a los niños a comprender la naturaleza de la expresión de la emoción.

Otros aspectos tratan sobre las intenciones de matar y la transformación o conexión espiritual. El contenido religioso y espiritual no siempre está presente en las películas de Disney y Pixar, sin embargo, las películas pueden brindar oportunidades para hablar sobre las creencias religiosas y el final de la vida.

Los autores del estudio concluyen reiterando que las películas pueden ser una herramienta útil para ayudar a explicar a los niños, el difícil proceso del final de la vida y ayudarlos a establecer conexiones que conduzcan a una mejor comprensión.