La afección tripanosomiasis africana humana, también llamada la enfermedad del sueño, es trastorno neurológico tropical que puede ser fatal si no se trata. Se transmite por la picadura de la mosca tsetsé (Glossina Genus) infectada, una especie nativa del continente africano.

Pocas semanas después sufrir la mordedura de la mosca infectada, la persona puede experimentar fiebre, ganglios linfáticos inflamados, dolores musculares y articulares, dolores de cabeza e irritabilidad.

Identifican un nuevo trastorno genético en una niña de tres años

En etapas avanzadas, la enfermedad ataca el sistema nervioso central y las personas presentan cambios en la personalidad, alteración del reloj biológico (ritmo circadiano), confusión, dificultad para hablar, convulsiones y dificultad para caminar y hablar. Estos problemas pueden desarrollarse durante muchos años y si no se los trata, la persona muere.

En la actualidad el único tratamiento disponible contempla una combinación de píldoras e infusiones intravenosas, y sólo muestra efectividad cuando se aplica en las fases tempranas de la enfermedad.

El método de tratamiento combinado es tedioso, costoso y requiere materiales difíciles de encontrar, especialmente en las áreas africanas donde prevalece la enfermedad del sueño.

Antes del tratamiento combinado, la única opción para tratar la enfermedad del sueño, era un medicamento tóxico basado en arsénico, el cual terminó siendo casi tan fatal como la enfermedad misma, matando a uno de cada 20 pacientes.

Sin embargo, eso podría cambiar pronto; gracias al trabajo investigativo realizado por científicos de la iniciativa de Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro con sede en Ginebra, Suiza, se logró desarrollar un método que se basa únicamente en pastillas. Los resultados de los ensay os clínicos, sugieren que este método oral es eficaz.

La píldora llamada fexinidazol, un compuesto químico en desuso desde la década de los 80, fue capaz de curar al 99 por ciento de los pacientes que aún se encontraban en una etapa temprana de la enfermedad. Los investigadores están convencidos que la relativa facilidad con que se administra el medicamento, podría salvar más vidas que el método aplicado actualmente.

La empresa farmacéutica Sanofi tiene planificado presentar una solicitud de aprobación del medicamento, a través de la Agencia Europea de Medicamentos, lo que podría allanar el camino a los reguladores de los países africanos. De acuerdo con la directora médica de DNDi, Nathalie Strub Wourgraft, el fármaco podría recibir luz verde a fines del próximo año.

Termómetros inteligentes también usan tus datos para segmentar publicidad

Los investigadores señalan que debido a que es un tratamiento oral simple, los pacientes podrían recibir el tratamiento en el hogar, lo que los salvaría a ellos y a sus familias de las hospitalizaciones. Pero advierten que es imperativo que los pacientes tengan un seguimiento con los trabajadores de la salud, ya que las personas que no responden al fexinidazol, podrían morir de la enfermedad, si no son atendidos de inmediato por personal médico.

Actualmente, los investigadores están trabajando en un tratamiento oral más confiable y aún más eficiente que el fexinidazol, el cual requeriría de una sola dosis para curar la enfermedad.

Más en TekCrispy