Bateria Flujo Almacena Energia Meses

Un grupo de investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), está trabajando en una batería de flujo que ofrece grandes ventajas para el campo de la energía renovable: es capaz de almacenar energía durante meses, es de bajo costo, posee pocas restricciones de ubicación y cero emisiones.

Esta batería de flujo está pensada con el propósito de almacenar la electricidad que se genera a partir de fuentes de energía renovable. En este sentido, la energía eólica y la energía solar son las fuentes más populares en los últimos, con instalaciones en todo el mundo cada vez más frecuentes en la actualidad. Sin embargo, a pesar de que ofrecen muchos beneficios, tienen el problema particular de que requieren sistemas de almacenamiento muy costosos y muchos de ellos son peligrosos.

La batería de flujo creada por el MIT nació con el objetivo de resolver estos inconvenientes. Está compuesta de un ánodo de azufre disuelto en agua, además de un cátodo que incorpora una solución salina líquida, que permite liberar oxígeno para equilibrar la carga.

De esta forma el oxígeno puede fluir al cátodo y permite que el ánodo descargue electrones destinados a un circuito externo. Por otra parte, el flujo de oxígeno envía electrones al ánodo para de esta manera recargar la batería. Yet-Ming Chiang, miembro del equipo de investigación del MIT, afirmó:

Este dron puede permanecer en vuelo de forma indefinida si se recarga con rayos láser

“Esta batería literalmente inhala y exhala aire, pero no exhala dióxido de carbono como en el caso de los humanos, exhala oxígeno”.

El inicio de la investigación y el desarrollo de esta batería de flujo se dieron en el año 2012, y uno de sus propósitos radicaba en disminuir el coste de los sistemas de almacenamiento de energía de la actualidad.

Por esa razón, los científicos optaron por incorporar un ánodo de azufre, cuya energía es muy densa y su precio es muy económico. El único problema es que su densidad de energía es escasamente inferior a la energía de las baterías de iones de litio que conocemos, pero sus ventajas lo compensan.

Por el momento, este prototipo de batería tiene un tamaño similar al de una taza de café, sin embargo, la escalabilidad de las baterías de flujo puede permitir la construcción de modelos más grandes sin problemas. Chiang piensa que esta tecnología podría competir en términos de coste y densidad de energía con los sistemas de almacenamiento hidroeléctrico por bombeado, los más frecuentes para fuentes de energía renovables.

Más en TekCrispy