En una investigación realizada por científicos de la Universidad de California, en su sede de Los Ángeles (UCLA), por primera vez se ha demostrado que el té negro puede promover la pérdida de peso y aportar otros beneficios para la salud, al cambiar las bacterias en el intestino.

Con el estudio realizado en ratones, los científicos mostraron que el té negro altera el metabolismo energético en el hígado, al cambiar los metabolitos intestinales, lo cual favorece la pérdida de peso.

Entre sus propiedades, el té negro se distingue de otros tipos de té, por su alto nivel de oxidación, que además de conferirle un sabor más intenso y duradero, le proporciona una plétora de sustancias químicas conocidas como polifenoles.

Estas sustancias son un tipo de antioxidante, que en conjunto con los flavonoides, aportan una gran cantidad de beneficios para la salud, como reducir el colesterol, mejorar la densidad ósea, así como favorecer el buen funcionamiento de los vasos sanguíneos y los procesos antinflamatorios.

Los nuevos hallazgos muestran que los polifenoles contenidos en el té negro, los cuales son demasiado grandes para ser absorbidos en el intestino delgado, fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas y la formación de metabolitos microbianos que están implicados en la regulación del metabolismo energético.

Estos hallazgos son resultado de un experimento en el que se estudió los efectos del té en cuatro grupos de ratones que recibieron diferentes dietas:

  • Baja en grasa y alta en azúcar.
  • Alta en grasa y alta en azúcar.
  • Alta en grasa, alta en azúcar y extracto de té verde.
  • Alta en grasa, alta en azúcar y extracto de té negro.

Al transcurrir cuatro semanas, los ratones que en su dieta incluían extractos de té verde o negro, mostraban los mismos niveles de peso que los de los ratones que recibieron la dieta baja en grasa.

Además, los investigadores evidenciaron que los ratones que consumieron cualquier tipo de extracto de té, presentaban menos bacterias asociadas con la obesidad y más bacterias asociadas con la formación de masa corporal magra.

Sin embargo, sólo los ratones que consumieron extracto de té negro tuvieron un aumento en un tipo de bacterias llamadas Pseudobutyrivibrio, que están implicadas en el cambio del metabolismo energético, directamente asociado con la pérdida de peso.

La nutricionista Susanne M. Henning, del Centro para la Nutrición Humana de la Escuela de Medicina de la UCLA, concluye: “Los resultados obtenidos en nuestro estudio, sugieren que el té negro, por medio de un mecanismo específico que influye en la microbioma intestinal, contribuye a la buena salud y favorece la pérdida de peso.”